20201015

¿De dónde vienen los masones?

Primero albañiles, obreros y constructores. Y en 1717 nace la masonería actual en la taberna Goose and Gridiron de Londres.


Es muy común encontrar en la literatura masónica disponible que acorde con varios autores y estudiosos del tema, estos afirman sin mayor sustentación, que los masones vienen desde los inicios de los tiempos. 

El “Reverendo Carlos H. Vail” en su libro “Los Misterios Antiguos y la Masonería Moderna”, escribe que 
“La masonería está íntimamente ligada a los antiguos misterios y que estos existieron en todas las partes del mundo, como por ejemplo en Egipto donde existieron los misterios de Isis y Osiris, en Persia existieron los de Mitra, en Grecia existieron los misterios de los Órficos y Báquicos, y más tarde existieron los misterios Eleusinos; así mismo también existieron los misterios de Samotracia, de Caldea, de la India, de los Druidas, de los Góticos, etc.” 

Los masones nacen de los gremios de los albañiles en Francia que construyeron las grandes catedrales. Con el tiempo permitieron la entrada de profanos a sus reuniones. Y en 1717, en una taberna londinense, se reunen cuatro grupos de albañiles/masones y nace oficialmente la masonería moderna o especulativa, o intelectual.

Este mismo autor también nos dice que 
“Los Antiguos misterios tenían el objeto de instruir y hacer progresar a los hombres, y que no eran otra cosa que la obra realizada por los genios, valiéndose de las ciencias y de un profundo conocimiento del corazón humano, para purificar el alma y lograr su felicidad por la virtud”. 
En los antiguos misterios, como nos es conocido, los maestros emplearon diversos tipos de comunicación para ocultar o velar a los neófitos los conocimientos iniciáticos, utilizando tres sistemas cabalísticos para ello. 

El primero, la geometría, la cual se basa en el valor numérico de las palabras, aplicando a sus letras el significado que tienen como números. 

El segundo, la Temurá, para la cual cada palabra es un anagrama o sea una trasposición de letras. 

El tercero, el Notaricón, que es una especie de taquigrafía antigua. 

Con el tiempo los hebreos aprendieron el sistema de letras y números de los caldeos, siendo los caldeos quienes inicialmente construyeron sus cosmogonías y antropogénesis con números escribiendo con este apoyo sus libros sagrados. 

Posteriormente en el tiempo Pitágoras plantea su filosofía teniendo en algunos aspectos bases en los libros de los números de los caldeos que posiblemente fueron la esencia real de las matemáticas. 

Los Gnósticos utilizaron el simbolismo de los números, así como también lo fue en los libros de Hermes, que son posiblemente las obras más antiguas del mundo en relación con el simbolismo de los números. 

Según otros estudiosos de la orden masónica, en tiempos posteriores a los antiguos misterios, ya intuían con propiedad que el término masón posiblemente proviene del latín medieval, “machio” y de su plural “mations”, por otra parte hay quienes afirman que el origen de los masones se remonta posiblemente al medioevo, tiempos en los cuales el término masón proviene posiblemente del término germánico “makjo” que significa el preparar arcilla para la construcción, pero también es cierto que, en las épocas medievales, los albañiles se les daba el apelativo de masón, pero acorde a cada región variaba, por ejemplo, en Francia se les decía “Maçon” y en la gran Bretaña se les denominaba “Masón”. 

Con el trascurrir del tiempo y con el progreso del tipo de construcciones, en el gremio de albañiles o constructores se creó una diferencia basada en el tipo de piedra sobre la cual tallaban su obra, ya que a quienes burilaban la piedra dura o también llamada tosca, se les denominaba en inglés “ Rough Stone Mason” y a los obreros con mayores habilidades y que trabajaban burilando la piedra blanda o calcárea (Freestone o Piedra Franca), se les denominaba “Free-Stone- Masón”, expresión que con el trascurrir del tiempo se redujo a “Free masón” en inglés y a “Franc maçon” en francés; concibiéndose ya en esas épocas la masonería, pero en su rama operativa o sea de los antiguos constructores, los cuales trabajaban en cofradías y ya manejaban aspectos esotéricos y de fundamentación personal, divididos en grupos acorde a su nivel de instrucción en el arte real de la construcción como a nivel de pensamiento.. 

Posteriormente hacen aparición los masones especulativos, quienes desde mucho antes de los años de 1700 y en adelante, aceptaron en su agremiación a hombres libres y de buenas costumbres de profesiones liberales, pasando de esta forma de la masonería operativa a la especulativa o intelectual, la cual tiene su nacimiento oficial el en año de 1717, cuando cuatro logias londinenses se unieron para conformar la gran logia unida de Inglaterra, la cual es la rectora de la masonería moderna, en la cual la misión del masón ya no es la de su constructores de edificios, sino de constructores de su templo interior. 

Como conclusión podemos decir que no se tiene realmente una certeza absoluta de dónde vienen los masones, pero si podemos decir que existe una relación directa de la orden masónica con los antiguos misterios, y con las escuelas filosóficas y de pensamiento de la antigüedad, y que posteriormente en el tiempo y con la evolución de las civilizaciones, en el medioevo fueron primeramente conocidos los llamados masones operativos o constructores y finalmente los especulativos, que somos quienes conformamos la masonería actual. 

H.·. Juan Manuel Lesmes Duque 33 
PVM.·. Logia Lumen No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena 
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro

Bibliografía: 

- Los misterios antiguos y la masonería moderna - Berbera Editores – Rev. Carlos H. Vail – 2005.