20201030

El cumplimiento del deber masónico

La moral magnética, para controlar la navegación en los mares tranquilos o en los océanos tormentosos.


Etimológicamente la palabra "Cumplimiento" proviene del término del latín “Complementum” y que significa la acción, el efecto o el resultado de completar, terminar o concluir con las responsabilidades o con lo debido; y la etimología de la palabra “Deber” proviene del término del latín “Debēre” y este de “Dehibere” compuesto por el prefijo “De”, que quiere decir alejamiento o privación, que además del verbo” Habere” que significa tener, y se entiende que deber es la obligación, compromiso, pacto o responsabilidad moral que le atañe a cada persona, y que se basa con el obrar bajo los principios de la moral, la justicia y acorde con los dictados de su propia conciencia, siendo además importante el conocer también, que el deber moral, es en si el deber que está ligado a los comportamientos o actitudes humanas respecto a la escala de valores, siendo en alguna forma el equivalente a una especie de presión que la razón ejerce sobre la voluntad.

El término “Masónico”, realmente no requiere ninguna explicación, ya que todos los Hermanos Masones conocemos a profundidad su significado, el cual en esencia es todo lo relacionado o lo que tiene que ver con la Orden Masónica.

Cumplir el deber masónico es la moral magnética que nos permite navegar en calma y control
Photo By Maksym Kaharlytskyi

Ahora bien, con referencia al cumplimiento del deber masónico es para mí en realidad, el actuar en todas las circunstancias de la vida como buenos y verdaderos Masones, que en síntesis son aquellos hombres libres y de buenas costumbres que realmente viven la masonería a plenitud, tanto dentro de los templos como fuera de ellos, y que viven siempre concordantes con los principios y preceptos Masónicos, así como con las leyes naturales y de los hombres, además de cumplir con todas sus obligaciones como iniciados, como son las de asistir a los trabajos, a cotizar oportunamente, a ser estudiosos para conocer aún más la simbología y filosofía Masónica.

Además de lo anterior, también es importante que los masones sean puntuales, proactivos y participativos en los trabajos Logiales, como adicionalmente a ser plenamente fraternos con sus hermanos, y a propender para que cada día puedan llegar a ser reconocidos como verdaderos hombres de bien y de buenas costumbres, tanto en el mundo masónico como profano.

Acorde a lo expresado en los párrafos anteriores, el cumplimiento del deber Masónico es en sí, potestad del iniciado y su cumplimiento le debería de nacer desde dentro de lo más recóndito de su alma, además de que su deseo de cumplirlo debe fluir naturalmente y sin ningún tipo de presiones o exigencias, ni de orden interno ni externo y que además jamás debería el sentir que su cumplimiento sea una obligación, ya que como iniciado el cumplirlo, lo considera como que es realmente el deber ser, y que todo su ser se realiza cuando lo hace a cabalidad.

El verdadero Masón siempre será consciente de que el cumplir con sus deberes como iniciado, es el mejor de los caminos a seguir, y que realmente disfruta a cabalidad el pertenecer a la orden, como también le es plenamente reconfortante el reunirse y compartir con sus Hermanos y el trabajar con ellos unidos en fraternidad en su taller, propendiendo siempre por el crecimiento espiritual, trabajando para conseguir la realización personal de todos sus hermanos, cumpliendo con el postulado de que siempre debe primar el bien general sobre el particular.

Además de los deberes nombrados anteriormente, para el hermano Masón también siempre será un deber, el ser magnánimamente solidario, hospitalario y filántropo para con quienes estén en grandes y serias dificultades, calamidades o en desavenencias en la vida, y concurrentemente en el cumplimento de estos últimos deberes masónicos, sin excepciones siempre deberían hacerlo altruistamente y sin ningún tipo de egoísmos y solo con el convencimiento pleno de la indispensabilidad del trabajar en pro del bienestar, de la realización y de la felicidad de todos los seres humanos, sin ningún tipo de distinción de clases o condiciones y a un menos si a quienes se va a ayudar o a apoyar son profanos o iniciados, para que algún día nuestro mundo pueda llegar a ser mejor para todos, y en especial para las nuevas generaciones.

Finalmente no puedo dejar de deciros a mi manera personal y en lenguaje netamente marinero, que para mí también, el cumplimiento del deber Masónico, siempre debería estar acorde con la concepción de que el deber, es la moral magnética, por medio de la cual un iniciado en la Orden, debe siempre controlar su derrotero de navegación, ya sea en la calma de los mares tranquilos y serenos, como en las aguas de los tormentosos océanos de la existencia, guiándonos por ella, en rumbos verdaderos y sin derivas hacia el puerto seguro, donde será posible el atracar en el muelle de la esperanza o fondear en las aguas apacibles y tranquilas de la rada o bahía del deber cumplido, lo cual permitirá el conseguir la tranquilidad y estabilidad final perenne a la singladura terrenal, como recompensa a el haber actuado correctamente en el cumplimiento del deber Masónico 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena REAA
Especial para la Escuela Masónica Carlos Aranza Castro