20201024

El honor de pertenecer a una logia masónica

“…el poder y la eficacia de la palabra empeñada es la esencia del honor…” elperiodico.com.gt

La palabra honor proviene del latín honoris, que describe las cualidades personales de rectitud, decencia, fama y respeto, así como también está relacionada con los términos de honesto, honrado y honorable; y la palabra pertenecer proviene del latín pertinere que significa formar parte o ser integrante de algo. Otra visión del término honor, es que este está definido como una cualidad moral, que lleva al hombre a cumplir con los deberes propios con respecto a sus semejantes y a uno mismo, siendo que el honor en muchos casos está vinculado o tiene relación directa con el concepto de dignidad.

El honor de pertenecer a una logia masónica
Rotonda de los hombres ilustres

Si analizamos lo anterior, realmente podríamos determinar que realmente si es un honor el pertenecer a una logia masónica, porque solo es la potestad de algunos seres humanos a los cuales el Gran Geómetra les concedió la oportunidad de ingresar nuestra antigua institución, así mismo es un honor, por el poder compartir la vida con seres humanos que realmente son rectos en su proceder, honestos en su interactuar, respetuosos de todo y de todos, además de ser siempre proactivos y altruistas, que siempre propenden por hacer el bien, así mismo son eminentemente solidarios y filántropos, destacándose además por ser humildes y benévolos, siendo hombres cumplidores de su palabra y de sus deberes para con ellos mismos y para con sus semejantes.

Ahora bien, todo honor conlleva a responsabilidades y entre estas, para nuestro caso de estudio, están las de asistir a los trabajos y reuniones masónicas en forma continua y permanente, hasta que nuestra asistencia sea una costumbre o hábito que se grabe en el corazón, lo cual nos motivará a concurrir a las actividades iniciáticas por propia voluntad sin requerir ninguna motivación diferente, al compartir con los hermanos y a instruirnos en masonería.

Así mismo también es de importancia, el cumplir con el deber de permanecer siempre a plomo con las obligaciones masónicas, y que además de ser siempre participes de los trabajos y en las demás actividades que se programen o realicen por parte de la logia en pasos perdidos, pero con noble intención masónica.

Además del honor de pertenecer a una logia masónica, existe otro tipo de honores masónicos como lo son el ser elegido y ocupar los diferentes cargos en el taller, los cuales por ellos mismos tienen grandes responsabilidades, pero existe un honor aun mayor, el cual es inmenso e inconmensurable, el cual es el de llegar a ser el Venerable Maestro de la Logia, honor  que se recibe por los méritos del hermano y por su trabajo en la orden, por lo cual llega a ser elegido por todos su iguales para regir los destinos del taller, cargo que implica al ser asumido, el trabajar incesantemente por el generar las directrices que conlleven al incremento y potencialización de los trabajos masónicos.

Así mismo el honor de llegar a ser el Venerable Maestro, también e implica el trabajar incansablemente por conseguir el aumentar la membresía de taller, el movimiento de columnas y en especial el fortalecimiento de la instrucción masónica, para así continuar en el sendero del potenciar el crecimiento espiritual masónico de los hermanos, así como el que la logia a la que se pertenezca, sea cada día más cada vez más prodiga y que su esplendor en el tiempo sea siempre mayor.

El sentir realmente el honor de pertenecer a una logia masónica, es el sentirse también orgulloso y honrado por ser reconocido por sus iguales como un buen masón, y por lo tanto como un hombre libre y de bien, que se destaca por ser un buen ciudadano cumplidor de sus deberes, y por ser siempre respetuoso de todo y de todos, además de ser un hombre justo, noble y correcto y doliente por la humanidad.

El honor de pertenecer a una logia masónica, no se consigue por el simple hecho del querer ser, sino que para ello es fundamental el vivir la orden masónica como es el deber ser, lo cual nos conlleva realmente a realizarnos como seres humanos, a trabajar incansablemente por el hacer cada día menores nuestras falencias humanas, a controlar nuestros pensamientos, pasiones e instintos, a luchar por que el bien general prime sobre el particular y al tratar de conseguir que tanto la envidia, la maldad, la falsedad y el egoísmo dejen de afectar a la humanidad, para lograr siempre reine la justicia, la igualdad, la libertad y la fraternidad, lo cual conllevará a que nuestro mundo sea cada día mejor.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Escuela Masónica Carlos Aranza Castro