20201010

El testamento masónico

El plan de los deberes y de la recordación

Mis queridos hermanos con el más fraternal de los saludos me permito presentar a vuestra consideración la plancha que he titulado, “El testamento masónico”. Al respecto el “Diccionario Akal de la Francmasonería” del autor “Juan Carlos Daza”, nos dice que “En masonería el termino testamento es un formula usada en las iniciaciones, con el objetivo de que el profano que muere simbólicamente en su ceremonia de iniciación exprese sus más íntimos sentimientos”.

El autor continua su explicación diciendo que “Para tal efecto al profano en el cuarto de reflexiones se le entrega un documento, el cual las antiguas logias acostumbraban que fuera en forma de triángulo, en el cual estaban escritas las preguntas testamentarias que debía responder el candidato como sus últimas voluntades, y una vez terminada la ceremonia, el testamento es levantado en la punta de la espada e incinerado en oriente, explicándole al candidato que sus más íntimos pensamientos han sido purificados por el fuego espiritual y sus intenciones han subido al cenit”.

En los Grandes Orientes se realizan procesos similares o diferentes, en el mío por ejemplo, después de leer por segunda vez el testamento y en presencia del recipiendario, este es destruido en su presencia diciéndole que es una demostración de que a partir de ahora como hombres de bien y de buenas costumbres se creerá en su palabra, pero en esencia el elaborar y firmar el testamento masónico, es el determinar antes de dar inicia a la ceremonia de iniciación, de las verdaderas intenciones del candidato, asi como También de su pensamiento al respecto de Dios, de los hombres, de sí mismo y finalmente que desearía que se dijera de él, cuando ya no esté en este mundo.

Acorde al “Manuel del aprendiz” del autor “Aldo Lavagnini” este estipula que “El testamento iniciático, es muy diferente al testamento ordinario o profano, es cuanto a que este es una preparación para la muerte, mientras que el testamento simbólico, es una preparación para la nueva vida espiritual a la cual va a renacer.”

Nuestro testamento masónico dispone que el recipiendario responda los siguientes interrogantes: ¿Qué deberes tiene el hombre para con el Principio Creador del Universo o Dios?, ¿Qué deberes tiene el hombre para con sus semejantes?, ¿Qué deberes tiene el hombre para consigo mismo? Y ¿Qué memoria quisiera dejar usted de vuestro paso por la tierra?; y acorde con las respuestas la logia determinara realmente si el candidato tiene las cualidades y condiciones para que llegar a convertirse en un buen masón, y en caso de alguna inquietud o inconformidad con lo expresado, siempre se tiene previsto un tiempo en especial para que el candidato pueda complementar sus respuestas, si alguna de ellas no es clara.

Ahora bien, la gran diferencia entre los testamentos profanos y masónicos,  ya que el profano, es el escrito legal por medio del cual un hombre dispone de todos sus bienes sus bienes terrenales, disposición que puede ser en vida  o después de su fallecimiento, así como también en algunas ocasiones determina su última voluntad en lo referente a sus exequias; el testamento masónico realmente contiene las apreciaciones de como el recipiendario considera que son sus deberes para con Dios, con los hombres, con el mismo  y como quiere ser recordado cuándo haya trascendido al oriente eterno.

También considero de importancia que ya avanzada nuestra vida masónica, cada hermano debería hacer el ejercicio personal masónico, de elaborar nuevamente el testamento masónico, dando respuestas a las mismas preguntas y qué algún día respondimos en el cuarto de reflexiones, para que cada uno en nuestro interior, pueda ver y determinar con claridad que cambios se han producido en nuestro ser, en el trascurso de esos varios años de nuestro trasegar masónico, estando yo personalmente  convencido de que con este nuevo testamento, cada uno de nosotros comprenderá el bien que ha hecho nuestra orden masónica en cada uno de  mismos y que a pesar de que aun continuemos teniendo grandes  falencias y defectos humanos, si hemos progresado en nuestro camino en el mundo fenomenal y nos hemos hecho a mucho orgullo masónico, mejores seres humanos y mejores hombre de bien, que cuando eremos sencillos aprendices masones.

Finalmente os digo que además de los testamentos tratados anteriormente, sería ideal que cada masón también previera que antes de pasar al oriente eterno, tenga elaborado un testamento masónico personal, en el cual disponga de todas sus pertenecías masónicas, como son rituales, libros y demás elementos masónicos, con el propósito de que estas sean entregadas por la familia a los hermanos muy especiales,  a  las bibliotecas  o museos masónicos, con el fin de dar a estas pertenencias una nueva oportunidad de ser utilizadas por otros hermanos, otras logias o instituciones masónicas.

 
H.·. Juan Manuel Lesmes Duque 33
PVM.·. Logia Lumen No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro    
 
BIBLIOGRAFIA:

Diccionario Akal de la Francmasonería – Ediciones Akal – Juan Carlos Daza – 1997.
Manual   del aprendiz – Editorial Kier – Aldo Lavagnini - 2002