20201001

La masonería especulativa

La riqueza del simbolismo y su espíritu fraternal

Mis venerables hermanos con el más fraternal de los saludos me permito presentaros la plancha titulada “La Masonería Especulativa”. Como por tradición nos es sabido que la masonería tuvo sus inicios en las gildas o las también denominadas hermandades de los constructores o masones operativos, gremio ampliamente conocido por sus sobresalientes conocimientos  de la construcción, quienes trascendieron en la historia por ser los artífices y constructores de grandes templos materiales, además de también ser seres de variados conocimientos  espirituales y que trabajaban en cofradías o logias rudimentarias, las cuales físicamente estaban ubicadas al lado de la construcción principal que se estaba levantando, siendo estas cofradías el lugar de reunión de los antiguos masones operativos, donde guardaban sus herramientas y descansaban, paro también en estos lugares se trabajaba en el crecimiento espiritual.

Desde esa época los masones operativos ya se destacaban como hombres de bien y que, por sus cualidades de constructores, poseían privilegios por encima de otros grupos de trabajadores, pudiéndose desplazar libremente en los territorios antiguos por su dedicación exclusiva al levantamiento de grandes y suntuosas construcciones. Posteriormente y teniendo como tiempo de pivote el día 24 de junio (Día de San Juan) del año de 1717, año de la fundación de la gran logia de Inglaterra, fecha en la que se dio el paso definitivo a la masonería especulativa, que es como nos es conocida en la actualidad.

Acorde con los estudiosos de nuestra orden masónica, y entre ellos el “Hermano Álvaro Villegas Aldazosa, miembro activo de la logia Luz y Libertad No 79 del Valle de Santa Cruz – Bolivia”, quien en su escritos masónicos nos dice que “Las bases jurídicas para la trasformación de la masonería operativa  en masonería especulativa, se dio en Londres en el año de 1682, cuando la Logia de San Pablo hoy denominada Logia Antigüedad No 2, promulgara la siguiente decisión:  Los privilegios de la masonería no serán en lo sucesivo, patrimonio de los masones constructores, cualquier otra persona aunque sea de diferente profesión, tendrá derecho a  optar a ellos con tal de que sea regularmente aprobada e iniciada en la orden”, sentando así las bases para que 35 años después, en el año de 1717, la orden masónica se trasformara de masonería operativa en especulativa”, tiempo en el cual los antiguos masones operativos dejaron atrás sus piedras y herramientas operativas de trabajo, ya que dejaron de edificar templos materiales, dedicándose a levantar templos espirales, dejando de lado la actividad de la construcción grupal, para convertirse en una actividad intelectual personal, en la que cada obrero del pensamiento, labra sus propia piedra bruta y construye su templo interior, propendiendo siempre por la evolución y desarrollo armónico de la humanidad.

Es de importancia mis queridos hermanos el reconocer, que a pesar de la trasformación de la masonería operativa en especulativa, los masones han continuado con el simbolismo esotérico de la orden, ya que tanto en una como en la otra, se celebraron y se celebran  las correspondientes ceremonias de iniciación, se otorgaban y otorgan los tres grados, de aprendiz , compañero y maestro, lógicamente los primeros masones o sea los operativos, optaban por cada grado, dependiendo de sus habilidades en el ámbito de la construcción, pero en la masonería especulativa, los grados son otorgados dependiendo del crecimiento personal del hermano, por su trabajo masónico y compromiso con la orden, así mismo también se continuo con el manejo de los símbolos, de sus ancestrales enseñanzas y del uso de los signos de reconocimiento.

Todo lo anterior es respaldado por el autor Joseph Fort Newton en su libro "Los Arquitectos”, quien nos dice en varios párrafos que “Cuando la masonería se convirtió en un fraternidad puramente especulativa o simbólica, dejando de ser una orden de verdaderos arquitectos, su ceremonial se hizo más complicado e imponente, por ser necesario conservar en el ritual las antiguas costumbres, hábitos, símbolos y enseñanzas, siendo por ello que los actuales masones especulativos, que son hombres instruidos y notables, continúan siendo atraídos por la riqueza de su simbolismo y espíritu fraternal”.

Finalmente, mis queridos hermanos, nuestra masonería especulativa, continuará en el tiempo, haciendo de hombres buenos, mejores seres humanos, que propenden por la realización del ser humano y de la humanidad en general, basados siempre en los principios universales masónicos de libertad, igualdad y fraternidad.

H.·. Juan Manuel Lesmes Duque 33 
PVM.·. Logia Lumen No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena 
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro