20201022

La nobleza como valor masónico

El valor  masónico más magnánimo de todos

El termino de nobleza etimológicamente proviene del término del latín nobilis que significa conocido o ilustre, que es derivado de conocer, el cual además tiene otra de sus raíces, el termino derivado del alemán edili que también significa conocido.

El término de nobleza, el cual no voy a tratar en este escrito, es el de nobleza cuando es referente o se relaciona con el término de realeza, ya que en este caso la nobleza se refiere a ciertas clases sociales, que eran poseedoras del control económico, social, político y militar, y en estas el estatus era por razones hereditarias de sangre, de apellidos o de familias.

Giambattista Tiepolo: el lienzo que representa la nobleza y la virtud que descomponen la ignorancia
Museo del Settecento Veneziano

El término de nobleza que, si voy a analizar, es la que está relacionada con la nobleza del alma y en especial la del hombre que ha sido iniciado en los antiguos misterios, y quien se destaca por su desenvolvimiento en el mundo fenomenal, el cual realiza indiscutiblemente con base en los más elevados valores y virtudes humanas, así como por su grandeza de espíritu, lo cual lo conlleva a ser intrínsecamente un hombre libre y de buenas costumbres, y por ende un miembro digno de pertenecer a la orden masónica.

Según algunos estudiosos del tema en el ámbito de los valores humanos, la nobleza se conoce como la capacidad que tiene el ser humano para entender, y propiciar el bienestar de sus congéneres sin olvidar el propio, valores como lo son el altruismo, la honestidad, la honradez, la lealtad, la empatía, la solidaridad, la humildad, la gentileza y la hidalguía entre muchos otros.

Para mí la nobleza es uno de los valores masónicos más extraordinarios y más complejos que podamos determinar, ya que este valor es el que le hace posible y le facilita al hermano masón, el convivir, trabajar y realizarse en paz con sus hermanos, además de el tener la fortaleza y la templanza espiritual para poder perdonar a sus pares masónicos, como a sí mismo, como también a los profanos, sin importar como le hayan afectado u ofendido en su trasegar, y sin importar que estos le hayan hecho saber de su arrepentimiento o presentado las disculpas por sus actuaciones. 

Este magnánimo valor de la nobleza implica que el hermano masón por ser íntegramente noble tanto de alma o de corazón, siempre estará dispuesto a apoyar a sus hermanos o congéneres, cuando estos estén en dificultades o calamidades, independientemente de que en ese preciso momento aun estén presentes o continúen las desavenencias entre las partes.

Si analizamos el valor masónico de la nobleza psicológicamente, comprenderemos que cuando un ser humano sea masón o no, interioriza y se apropia de los sentimientos de la nobleza, lo conlleva irremediablemente a que sus relaciones interpersonales sean aún más sólidas, por estar basadas siempre con los principios y virtudes masónicas.

Otro aspecto que es de gran importancia resaltar, es que el valor masónico de la nobleza, siempre ha sido, es y será fuente de inspiración y de ejemplo, ya que quien actúa con hidalguía, caballerosidad, desinterés y con generosidad de alma y corazón, ya que siempre motivara a sus congéneres a imitarlo, ya que sin importar las cambiantes circunstancias, su desenvolvimiento en el mundo, siempre estará sustentado en actitudes propositivas y de caballerosidad, las cuales permitirán siempre la realización personal, tanto de él como la de sus congéneres.

Finalmente y como conclusión fundamental, os digo que para mí, el valor de la nobleza es el más magnánimo de todos, ya que resalta la grandeza del espíritu masónico y la altruista generosidad que siempre irradia el masón para con todos y con todo, sin limitación alguna, pero con el irrestricto respeto por las diferencias que puedan existir, tanto de criterio como de apreciación de las cosas o circunstancias, sobre la inmensidad de aspectos que tienen que ver con el vivir en este mundo convulsionado, siendo para mí que el valor de la nobleza, sea el pilar fundamental para poder convivir en paz y tranquilidad, ya que facilita el perdonar las ofensas o las acciones equivocadas así estas sean el resultado de un actuar sin mala fe, así como también el que este valor permite sinceramente, el entender que en algunos casos los inconvenientes se presentan por malas o erróneas  interpretaciones personales.

“En las almas nobles de los masones jamás podrá existir el despreciable deseo de venganza”

H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena Colombia
Escuela Masónica Carlos Aranza Castro