20201026

Los masones y la amistad

Siempre sublime, fiel y accesible.

Os presento una breve interpretación de lo que, para mí es uno los lazos más sublimes que pueden unir a dos seres humanos como es el de la amistad, pero visto desde la óptica masónica, sentimiento que como se dice en la sabiduría popular, los amigos hacen que los tiempos malos sean buenos, y que los tiempos buenos sean inolvidables.

Masónicamente la amistad es el complemento de la verdadera fraternidad, siendo esta para los iniciados, un sentimiento noble, el cual debe de ser compartido en doble vía, el cual busca incansablemente el bien común, sin ningún tipo de egoísmos, y basado con las premisas de la libertad, la igualdad y del respeto mutuo.

La amistad para los masones es algo sublime, fiel y accesible
Photo By Tyler Nix

El sentimiento de la amistad entre los pares masónicos, nace desinteresadamente y es motivada inicialmente por el compartir una forma de ver la vida, en la cual siempre prima el bien general y no el particular, conllevando a que esta relación se fortalezca  bajo el concepto altruista de  la ayuda mutua, la cual siempre se da desinteresadamente, siendo esta forma de vivir, la que permite y facilita que exista la verdadera confianza y el compromiso del apoyo incondicional acorde con las capacidades de cada uno, pero no en el sentido económico, sino del apoyo moral y del acompañamiento en los momentos difíciles, como también el de disfrutar  con los hermanos como verdaderos amigos, los momentos alegres e importantes de la vida.

El hermano masón internamente sabe que cuenta con sus hermanos, quienes le respetan su forma de ser y sus pensamientos en cualquier campo, además de compartir todos los conceptos relacionados con el Gan Arquitecto del Universo, a quien consideran a fuerza motriz que infunde y permite la vida, y que facilita y potencia el sentimiento fraterno de la amistad entre los pares masónicos y entre estos y sus congéneres profanos.

Desde otro punto de vista, también se puede considerar a la amistad, como  un sentimiento extraordinario que permite que entre los verdaderos masones y hombres de bien y de buenas costumbres, se minimicen los defectos que cada uno pueda tener por su innata condición humana, a la vez que refuerza y fortalece sus virtudes, conllevando lo anterior a que cada uno en su forma de ver la vida, tenga el talante del reconocer sus errores y debilidades, como también la capacidad de fortalecer su instinto de hacer el bien.

Algunos de los más ilustres pensadores y estudiosos de la orden masónica de todos los tiempos, han definido con perfecta claridad que la amistad tiene tres pilares fundamentales y básicos que son, el que esta sea como primero sublime, segundo que sea fiel y como tercero que sea accesible.

Que el pilar de que la amistad sea sublime, significa que esta debería de ser de un extraordinario nivel en la escala, tanto de los valores morales como los intelectuales, ya que el verdadero amigo siempre te motiva e induce siempre a hacer el bien, y que con quienes compartas la vida lo hagas sanamente y con proyección a un futuro mejor, a actuar siempre con rectitud a pesar de las dificultades que se puedan presentar, y teniendo siempre como prioridad inalterable, el no afectar a nadie para cumplir con tus sueños.

Que el pilar de que la amistad sea fiel, significa que el hermano masón debería poder confiar plenamente en sus hermanos, ya que sus pares siempre serán amigos leales e incondicionales, ya que siempre tendrá la certeza de que sus consejos y recomendaciones siempre serán los más acertados,  que nunca estará solo y que si en algún momento falla o se derrumba, sus hermanos siempre estarán de su lado, levantándolo, comprendiéndolo y asesorándolo para no recaer en sus falencias, y que además y en forma incondicional sin solicitar el guardar masónicamente el secreto, nadie nunca sabrá o conocerá lo que les has confiado.

Que el pilar de que la amistad se accesible, significa que siempre y en toda oportunidad y momento, debería existir una verdadera y oportuna comunicación, así sea que los hermanos se encuentren en orientes geográficos diferentes, pero conociendo internamente que sus hermanos siempre estarán accesibles disponibles para él, ya que el masón como amigo debe ser como un rio afluente del mar, ya que siempre desemboca o llega a él, pero que nunca lo satura, ya que al final la amistad hace que los seres sean en sí mismos, los mismos.

Finalmente, os puedo decir que para mí desde la óptica masónica, que siempre en forma altruista, y por el bien y el fortalecimiento de la verdadera amistad y además por lealtad y fraternidad bien entendida, a un amigo siempre debería el  decírsele la verdad, y no lo que el amigo quiere que le digan, ya que la verdad expresada prudente pero concretamente así duela, siempre será mejor que engañarlo diciéndole lo que no es, solo para complacerlo o para que este no se moleste, así mismo también es importante el que nunca olvidemos, que el ideal masónico es que los hermanos por encima de todas las diferencias y que sin importar las circunstancias cambiantes del mundo fenomenal, en el cual nos correspondió compartir la vida, los masones seamos siempre algo más que amigos, es decir que siempre seamos hermanos.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para la Escuela Masónica carlos Aranza Castro