20201012

Un masón debe mantener incólumes sus valores y principios

Ejemplo no sólo con sus palabras sino con su actuar. Coherencia: un imperativo categórico.


El término incólume tiene un origen etimológico en el vocablo latino “Incolŭmis”, y en nuestro idioma el término incólume se emplea para calificar aquello que permanece inalterable en el tiempo, o sea que a pesar de las dificultades y de los problemas que puedan presentarse, no deben ni deberían cambiarse ni modificarse, sino que deben y deberían permanecer intactos e íntegros.

Acorde con los filósofos y estudiosos de la ética y de la moral, los valores son considerados como aquellos principios, virtudes o cualidades que caracterizan a una persona, a una acción o a un objeto que se considera típicamente positivo y de gran importancia para un grupo social o para la sociedad en general, siendo los valores, conceptos abstractos, pero que se manifiestan en cualidades y actitudes naturales que desarrollan los seres humanos. 

Así mismo los valores, según otro grupo de estudiosos, son aquellas cualidades que se destacan en cada ser humano, y que a su vez lo impulsan a actuar de una manera o de otra, porque forman parte de sus creencias, las cuales determinan sus conductas y expresan sus intereses o sentimientos.

Por el término de principios se entiende como las reglas o normas que orientan o determinan la acción que ejecuta un ser humano, basado en sus facultades espirituales y razónales. Analizando este término de otra forma, se entiende de que se trata de normas de carácter general y universal, que permiten acorde a su cumplimiento, el determinar el altruismo de quien actúa. 

“Immanuel Kant en su obra Crítica de la razón práctica”, fundamenta la ética en la actividad propia de la razón práctica, y considera a los principios como aquellas proposiciones que contiene la idea de una determinación general de la voluntad que abraza muchas reglas prácticas, y las clasifica como máximas, si son subjetivas o leyes si son objetivos. 

Acorde con todo lo anterior, podríamos afirmar que los valores y principios, definen los pensamientos de las personas y de la manera de cómo desean vivir y compartir sus experiencias con sus congéneres que le rodean. Sin embargo, también existen gran variedad de valores y de principios que son compartidos por la sociedad en general, y que establecen los comportamientos y actitudes de las personas que viven en comunidad, con el propósito fundamental de alcanzar el bienestar colectivo. 

En nuestro mundo actual profano entre los valores más importantes e inherentes al hombre, que son los que son llamados valores humanos, y que ellos tienen en estos tiempos una mayor significación y reconocimiento entre los diferentes grupos humanos y sociedades en general, entre los cuales generalmente se relacionan los valores con los principios éticos, del respeto, tolerancia, bondad, solidaridad, justicia, libertad o honradez entre muchos otros. 

En nuestro mundo masónico, es aún más especial el mantener incólumes nuestros valores y principios, ya que un buen masón siempre se destaca por ser un hito o un faro de luz y de esperanza, tanto en la orden como en la sociedad, siendo ejemplo no sólo con sus palabras sino con su actuar, ya que permanentemente pone en práctica en todo su vivir, los valores y principios masónicos, porque ellos son su guía o derrotero para ser destacado siempre como un gran ser humano, que es respetuosos de todo y de todos, siendo siempre altruista en todos sus propósitos, y resiliente cuando las situaciones que en su trasegar fenomenal no resulten acordes a como él las planteó, saliendo siempre adelante de todas las dificultades y  proyectándose positivamente al futuro.

Así mismo, el iniciado impulsado por sus principios y valores masónicos, siempre trabaja por el bienestar general y por el que nuestra humanidad, no se deje llevar por sofismas ni por dogmas que impiden el buen razonar y el desempeño positivo en todas las circunstancias, así mismo también consuetudinariamente propende por ser justo, equitativo y magnánimo para con todos sus semejantes y hermanos, apoyándolos en sus limitaciones y falencias, con el loable propósito de que este mundo sea un lugar excepcional para todos, y en cual todos los seres humanos tengan las mismas oportunidades y la posibilidad de tener también una vida digna y tranquila a pesar de las circunstancias cambiantes de la vida. 

H.·. Juan Manuel Lesmes Duque 33 
PVM.·. Logia Lumen No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena 
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro

Bibliografía: 

• Critica de la razón práctica – Immanuel Kant - Mestas Ediciones -Madrid – 2001.