20201106

Aristóteles y la masonería

El mundo siempre será mejor


La ética y las virtudes hay que ponerlas en práctica


Presento a vuestra consideración, la plancha titulada “Aristóteles y la masonería”, para la cual me he respaldado en el libro “Diccionario Filosófico - Recopilación de Leandro Harol Pantoja y Gustavo Zúñiga”. 

Inicio mi análisis diciendo que, como en el caso de una plancha anterior en la que traté a Sócrates, en la misma forma tampoco existe ninguna relación directa entre Aristóteles y la orden masónica, pero si estudiamos sus pensamientos y lineamientos filosóficos, si podemos encontrar que existe una relación indirecta con la masonería. 

Aristóteles nació a ver el año 384 antes de Cristo en la ciudad de Estagira, actual ciudad de Stauro, que en ese entonces pertenecía Macedonia, razón por la cual fue conocido inicialmente como El Estaragita; con el tiempo junto con Sócrates fue reconocido como uno de los pensadores más destacados de la antigua filosofía griega y posiblemente la más influyente en la filosofía occidental. 

Sus pensamientos y concepciones filosóficas si son concordantes con la filosofía masónica, en especial en la concepción ética y en el manejo de la virtudes por parte de lo iniciados en la orden
Imágen Fuente 

Aristóteles era hijo de un médico de la corte real, y posteriormente a los 17 años se trasladó a Atenas para continuar con sus estudios en la academia de Platón, y permaneció en esta ciudad por 20 años, primero como estudiante y más tarde como maestro, y tras la muerte de Platón acaecida en el año 347 antes de Cristo, se trasladó a la ciudad de Assos en la Asia Menor, luego en el año 345 antes de cristo se trasladó a la ciudad de Pela antigua capital de Macedonia, donde se convirtió en el tutor de Alejandro posteriormente conocido como Alejandro Magno, y cuando éste ascendió al trono, Aristóteles regresó a Atenas donde estableció su propia escuela la cual denomino El Liceo. 

Aristóteles siempre soñó con un mundo mejor, basado en la mayor amplitud y en un buen orden en los conocimientos, y escribió varios tratados sobre su pensar filosófico, siendo uno muy especial el titulado “Ética o el arte de la buena conducta”. En este tratado y en sus demás pronunciamientos, Aristóteles definió que el conocimiento ético no solamente debe ser un conocimiento teórico, sino que un ser humano debe asimilar y tener las experiencias de las lecciones y acciones de su vida y el haber sido educado en buenos hábitos para volverse un buen ser humano. 

Según el filósofo en la vida lo más importante es la felicidad y para lograrla el hombre debe tener tres dones que son: el primero, que está relacionado con el alma, el tener pensamientos sanos y sinceros; en el segundo que está relacionado con el cuerpo, el procurar tener siempre buena salud; y en el tercero, que está relacionado con lo material, es el propender por tener medios suficientes para ser independiente y a la vez generoso.

Así mismo Aristóteles definió como una de las principales virtudes que debe poseer el alma es la justicia, diciéndonos en primer lugar, que para ser justos, se requiere del saber y obrar con rectitud y equidad, y no por casualidad, en segundo lugar el que para al actuar en justicia, se requiere de actuar por sí mismo acorde con su conciencia y no por intervención ajena que lo pueda desviar de sus concepciones, y en tercer lugar, el que el hombre debe ser justo por inclinación propia y sin egoísmo alguno. 

Otra de sus doctrinas es el justo medio, que consiste que en esencia se deben evitar los extremos, como no desear demasiado ni muy poco, para lo cual siempre utilizo el término de apropiado, ya que este implica que todo se puede adaptar y ajustar debidamente acorde con las situaciones y circunstancias cambiantes de la vida. 

En resumen, mis queridos hermanos Aristóteles tanto en su obra escrita como en sus pronunciamientos, siempre creyó que el mundo siempre podría ser mejor, y que los conocimientos éticos como las virtudes no deben ser solamente conceptos teóricos, sino que hay que aplicarlos en la vida

Personalmente considero que no existe una relación directa de Aristóteles con la masonería, pero sus pensamientos y concepciones filosóficas si son concordantes con la filosofía masónica, en especial en la concepción ética y en el manejo de la virtudes por parte de lo iniciados en la orden, ya que con su aplicación y apoyados en las experiencias y lecciones de la vida guardadas intangiblemente en nuestra conciencia, los masones realmente podremos pasar de ser buenos, a ser seres mejores seres humanos.

Situación similar cuando abarcamos el terreno de la justicia, en el cual como masones somos concordantes con la filosofía socrática, ya que siempre deberemos actuar en justicia, pero en especial en justicia ética y fraternal, dando a cada que lo que se merece, sin ningún tipo de egoísmos y sin perder de vista el, principio masónico de la equidad. 

Tampoco deberíamos olvidarnos de la concepción aristotélica del justo medio, ya que este nos conlleva a actuar siempre en equilibrio, y que esta concepción nos permite el ajustar las situaciones cambiantes o inesperadas que se nos presenten en la vida. 


H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia REAA 
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro 

BIBLIOGRAFIA: Diccionario Filosófico – Nueva Editorial S.A.S. - Recopilación de Leandro Harol Pantoja y Gustavo Zúñiga – 2014.