20201123

Covid 19 y masonería

Después de la pandemia del covid 19, nuestro mundo no volverá a ser igual

Inicio mi análisis basado en la concepción del “Efecto mariposa” del matemático y meteorólogo estadounidense “Eduard Norton Lorenz” (1917-2008), efecto que  dice  que el  aleteo de un mariposa en Brasil, puede ocasionar que ocurra un tornado en Texas, lo anterior teniendo como base sus conocimientos científicos, tanto matemáticos como meteorológicos, que lo conllevaron a concluir que una pequeña perturbación en la atmosfera puede causar, el cambio del clima en grandes proporciones.

Los masones trabajaremos más fuerte para ser mejores seres humanos
Photo by Jonathan J. Castellon 

Lo que significa que pequeñas acciones, son capaces de producir grandes cambios o efectos, sean estos positivos o no, siendo posiblemente que, acorde como lo consideran varios científicos e investigadores actuales, el que la posible relación del efecto mariposa con el covid 19, sea que sin importar cual o cuales hayan sido la causas de su creación, que han debido de ser originadas en un pequeño cambio o mutación genética, como su trasmisión entre seres humanos ocurrida inicialmente en china, y la posterior trasmisión por el mundo del diminuto virus, de apenas 400-500 nanómetros, que son una milésima parte del grosor de un cabello humano, produciéndose un efecto tipo mariposa en el mundo, con devastadoras y con traumáticas consecuencias, tanto en la salud, como en la vida y en la economía a nivel universal, además que el virus en su trasmisión física, puede afectar al ser  humano, sin distingo de raza, de posición social, de nivel de educación, de nivel económico, de  nivel de poder y de religiosidad, afectando a todos por igual, situación que ha cambiado el mundo y a nuestra forma de vivir.

Realmente es una verdad irrefutable, que la situación es incierta y el futuro nuestro también lo es, ya que la solución definitiva a estas afectaciones a la salud humana, solo se resolverán definitivamente, con el paso indeterminado del tiempo, cuando por sí mismo el virus decaiga en su agresividad de contagio y de afectación, o que este sea contrarrestado realmente y destruido por medicaciones y o vacunas, que hasta ahora solo están en etapas primarias de investigación. 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es innegable que nuestra vida ha cambiado en forma parcial y temporal y no sabemos si será en forma definitiva,  y como seguirán los tiempos de incertidumbres, hasta que las soluciones a la pandemia sean las adecuadas, y que mientras llegan esos tiempos, en los cuales las circunstancias nos permitirán volver, a acercarnos a nuestra antigua manera de vivir, considero personalmente que la vida no será  igual a como lo era antes, ya que por las limitaciones actuales,  que entre las más visibles y las más complejas, son el aislamiento y el distanciamiento social obligatorio, que en  estas etapas iniciales del tratar de contener la pandemia, han impedido la realización de numerosa actividades productivas y sociales, permitiéndose solamente la movilización y el trabajo en las empresas, entidades y organizaciones que permiten solventar la vida, como son las de servicios esenciales, de salud, de comunicaciones y del aparato productivo de bienes alimenticios, afectando  el Covid 19, no solo la salud por la enfermedad, sino también en gigantescas proporciones la situación económica, es especial la de aquellos que ya tenían limitaciones financieras. 

Puede ser cierto que el mundo no volverá a ser igual, lo  que sí es verdaderamente cierto, es que nosotros como masones y seres resilientes, si podremos, aproximarnos a volver a nuestro habitual modo de vivir, cuando la situación lo permita, pero estoy seguro que seremos unos hombres y masones diferentes, ya que este tiempo de aislamiento social, irremediablemente nos ha hecho el reflexionar sobre nuestra vida y sobre nuestras prioridades, además que se nos ha demostrado con perfecta claridad, lo que ya sabíamos, que es el que la vida es efímera, además por el tipo de convivencia a que nos ha conllevado tanto, el aislamiento y como el distanciamiento social, hemos podido de verdad, el darnos cuenta como somos nosotros mismos, como son en realidad nuestros familiares,  cómo son realmente nuestros amigos, cómo son realmente nuestros hermanos masones, y cómo actuamos y cómo actúan todos ellos en medio de la dificultades; así mismo esta pandemia y sus consecuencias, ya que estas sean definitivas o no, y que solo se sabrán con el paso de los tiempos, nos permitirán el ver también en el mundo, cómo son y cómo actuaron realmente nuestros líderes en todos los campos, y cómo es su comportamiento en las dificultades, si éste está basado en el humanismo, en la comprensión y en la solidaridad, o por el contrario, si está basado en el egoísmo y en la amargura de seres arbitrarios y ambiciosos, a quienes no les afectan las mayores dificultades que puedan tener, los seres humanos más desafortunados en la vida.

Al habernos conocido a nosotros mismos en profundidad, como nunca antes lo habíamos hecho, así como el haber podido analizar cómo eran nuestras prioridades y si realmente estas eran las correctas, considero que como verdaderos masones sabremos salir adelante, a pesar de que el mundo posiblemente no vuelva a  ser igual, y que sin importar el que tendremos limitaciones, para volver a la vida masónica activa, así como a la vida social y productiva, deberemos hacerlo, con una nueva manera de ver la vida, posiblemente con un cambio en las prioridades, pero de todas maneras fortalecidos y dispuestos a continuar en nuestras  actividades, así como también en nuestro interactuar, tanto dentro de los templos, como en todos los escenarios de la vida profana. “Las dificultades siempre sacan lo mejor de los grandes hombres”.

 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA Lumen N° 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro