20201104

La aplomación o visita al profano

La aplicación de la plomada nos indica si la piedra bruta se puede pulir

Al respecto el “Diccionario Akal de la Francmasonería” del autor “Juan Carlos Daza”, nos dice que “En Masonería el término aplomación es el proceso de realizar entrevistas al profano que ha solicitado su ingreso a la Orden, con el propósito de determinar si el profano realmente es un hombre libre y de buenas costumbres, y estas entrevistas o visitas, las deben efectuar miembros de la logia y el resultado de éstas, es lo que se considera o se llama aplomacion, pues se refiere a la perpendicular del candidato”.

La aplomación nos indica si la piedra bruta se puede pulir
Photo by Dave Hoefler on Unsplash

Realmente no es de sorprendernos que nuestra Orden Masónica, haga los esfuerzos necesarios para saber qué calidad y que virtudes posee el profano antes de ingresar a nuestros antiguos misterios, siendo este proceso normal y similar al que realizan todo tipo de instituciones profanas, sean instituciones estatales o empresas privadas  y de  cualquier tipo  y que sin importar cuál es su visión o misión, cada empresa o institución siempre desea ingresar como sus nuevos operarios o directivos a las mejoras personas que existan en el mercado laboral, porque nos es ampliamente conocido, que por la calidad y cualidad del trabajador o del directivo, se prevé un buen resultado, ya que de no ser así los resultados no serán los esperados para la empresa o institución.

El proceso de iniciación Masónica está claramente establecido en nuestros estatutos, en los cuales inicialmente el profano entrega su declaración de principios, la cual debe estar respaldada por dos Maestros Masones que la sustentan con su firma, y posteriormente esta declaración es presentada en Logia regular, donde si es del caso se aprueba o no en principios esta declaración y se inicia el proceso administrativo de ingreso correspondiente, notificándole a la Gran Logia lo aprobado.

Posteriormente el Venerable Maestro nombrará, a los dos Hermanos aplomadores o encargados de entrevistar al profano que, en el caso de nuestra orden, y como lo establecen los autores “Kabaleb y Kashiel” en su libro “Masonería – El Código de la Luz”, “En la masonería la aplomación o entrevista debe ser más amplia y profunda que en la vida profana”, ya que los Masones debemos ser muy precavidos el recibir nuevos iniciados”.

Durante la entrevista los aplomadores deben verificar si la información registrada en la declaración de principios diligenciada por el profano, corresponden  a la verdad, debiendo realmente constatar el  por qué el profano desea ingresar a la Masonería, si realmente es un miembro útil de la sociedad y si su comportamiento social y familiar es acorde con el de un masón, además deben verificar hasta donde sea posible, si no tiene limitaciones o problemas judiciales, y sin ser conocedores o especialistas en salud mental, deben por lógica razonal e instinto masónico, determinar si el profano realmente está apto para comprender nuestras enseñanzas.

Así mismo es importante el determinar,  si la  manera de percibir la religión por parte del profano es acorde con nuestros principios, del no ser dogmáticos y de respetar la creencia de los otros hombres, siendo también  importante, el que tenga claras las expectativas que encontrará en la Orden, en el sentido de que no es un club social, ni el lugar óptimo para conseguir amigos o trabajo, sino que es una institución iniciática que su fin principal es hacer de un buen hombre, un mejor ser humano, además finalmente debe cerciorarse realmente de que el profano sea solvente económicamente, y que puede sin ninguna  limitación el cumplir con sus compromisos económicos profanos y familiares, y que por lo tanto estos  no se vean perjudicados con las erogaciones que debe hacer en el futuro a la Orden, así mismo también deben verificar como se dijo anteriormente,  si su educación e ilustración le permitirán comprender sin inconvenientes nuestros misterios, así como también si posee la capacidad y el interés de estar dispuesto a estudiar y a profundizar en la simbología y filosofía de la Orden.

Finalmente mis queridos hermanos, por experiencia Masónica nos es claro, la importancia que tiene la aplomación o visita a un profano, la cual debe ser realizada con criterio Masónico, ya que así se permitiera el recomendar al Venerable Maestro y al Taller su ingreso, es por tenerse la certeza de que el profano cumple con los requisitos para ser una muy buena columna y que cumplirá con su deberes Masónicos, pero si se considera que no cumple los requisitos, y es iniciado, con toda seguridad el profano en muy corto tiempo se retirará él mismo del Taller por no llenar sus expectativas, o la Logia lo irregularizará por no cumplir sus compromisos Masónicos y o económicos con el taller, perjudicando a la Logia y a todos los Hermanos.

 
H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia RAEE
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro
 
BIBLIOGRAFIA:
       Diccionario Akal de la Francmasonería – Ediciones Akal – Juan Carlos Daza – 1997.
       Masonería – El Código de la Luz Editorial Arkano Books – Kabaleb y Kashiel – 2007.