20201125

La conciencia

La autoridad superior del hombre


Elaborar una reflexión sobre el tema de la conciencia, es adentrarnos en el campo de lo filosófico, de la moral y en el misterio mismo de la mente humana, incluso es aproximarnos al campo de la metafísica.
 
Resulta difícil precisar qué es la conciencia, ya que no tiene un soporte físico. Se trata del conocimiento reflexivo que hacemos de las cosas y de la actividad mental que sólo es accesible para el propio sujeto.
 
La filosofía, considera que la conciencia es la facultad humana que nos permite decidir cómo actuar y hacernos responsable de las consecuencias, de acuerdo con la concepción que tengamos del bien y del mal. De esta manera, la conciencia sería un concepto moral ligado a la ética.

La conciencia es la autoridad superior del hombre
Photo by Levi XU on Unsplash

Para la psicología, la conciencia es una función mental, un acto psíquico que nos permite percibirnos a nosotros mismos ubicados en una realidad espacio temporal.  A través de la conciencia un individuo consigue tener una noción de sí mismo y de su entorno; es uno de los elementos que asegura la supervivencia de un ser vivo, pues le permite estar alerta a los peligros y actuar en consecuencia.
 
Algunos pensadores de la corriente existencial consideran que la conciencia es nuestra AUTORIDAD SUPERIOR, es de carácter subjetiva y es esa voz interior que nos sirve de juez, aunque nadie nos esté señalando.
 
Actualmente con la proliferación de las corrientes de la nueva era, el tema de la conciencia ha tomado mucha importancia, se habla del mindfulness como una nueva forma de terapia que pretende despertar una conciencia plena. Esto es, que aprendamos a vivir en el presente, aquí y ahora.
 
Desde un plano más trascendental, Carl Jung afirmaba “quien mira hacia dentro, despierta la conciencia”.
 
El despertar de la conciencia no es un concepto que se pueda entender intelectualmente, es más bien un viaje experiencial hacia la esencia del Ser, que permite descubrir quién y qué eres realmente.

Despertar la conciencia es abrir los ojos a la realidad que siempre ha estado ahí, pero nunca has podido ver por las distorsiones de tu pensamiento.

Despertar la conciencia es dejar de ser esclavo de tu mente y empezar a escuchar los mensajes de tu alma, para convertirte en dueño y señor de tu vida.

Despertar la conciencia es volver a tu esencia y descubrir quién eres realmente, más allá de todas esas etiquetas con las que te has ido identificando.

Despertar la conciencia es un camino de evolución personal y continuo hacia tu verdadera identidad, que sólo puedes recorrer tú, nadie más lo puede hacer por ti.

Despertar la conciencia es salir de la mentira que han creado en tu mente, a través de un sistema de creencias condicionado.

Despertar la conciencia es vivir en el presente, salir de la ilusión mental acerca del pasado y del futuro, para entregarte a la experiencia de la vida, aquí y ahora.

Despertar la conciencia es dejar de resistirte a la vida, para empezar a fluir con ella.

Por último, y relacionando el tema de la conciencia con nuestra orden, los masones damos el nombre de CONCIENCIA a esa capacidad intuitiva, sujeta al desarrollo y perfeccionamiento por medio del raciocinio y la experiencia, ella nos permite discernir sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar para la conservación del individuo y de la especie humana.
 
Como masones estamos llamados a desarrollar nuestra conciencia moral, la cual es el resultado de una conducta reflexiva, responsable y libre.

 
MM.·. Faber Mario Merlano
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Logia Sol de Sabanas N° 56
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro