20201102

La masonería y el solsticio de verano

Inicio de un nuevo viaje iniciático. Proclamación del triunfo de la luz sobre las tinieblas.

Inicio este trabajo recordando lo escrito en una plancha anterior en la que hice referencia al solsticio de invierno, que “Como nuestro globo terráqueo al desplazarse o trasladarse alrededor del sol, describe o realiza en realidad una órbita en forma de elipse de poca excentricidad, y que durante su traslación, el eje de la tierra no es perpendicular al plano de su órbita, ya que siempre mantiene determinada inclinación con la vertical, razón que permite que se ocurran las estaciones de primavera, verano, otoño e invierno”. 

Así mismo en la plancha anterior también os indique que “El termino de solsticio proviene del término del latín “Solstitium”, o sea de “Sol” y Statum”, que significa literalmente en nuestro idioma, que el sol esta estático, es decir que el sol se detuvo."

Photo by Tincho Franco on Unsplash

Lo anterior sucede cuando el sol al encontrarse en el punto inferior de su elíptica, hace parecer que se detiene aparentemente su movimiento unos días, al entrar en su desplazamiento al trópico de capricornio, llegando realmente al punto más inferior entre los días 21 y 22 de diciembre, y acorde con los astrónomos, posteriormente a esos días, cuando el sol aparentemente reinicia su movimiento en la elíptica, a quienes vivimos en el planeta tierra, nos da la apariencia, que los días empiezan a ser más largos y las noches más cortas, hasta llegar el solsticio de verano, el cual sucede en forma similar pero entre los días 21 y 22 de junio de cada año, momento en el cual el sol invierte su curso, iniciándose la sensación que los días se sienten más cortos y las noches más largas, hasta el nuevo solsticio de invierno.

Ahora bien, como nos es conocido por todos los iniciados en la orden, el astro sol es considerado como un símbolo de importancia, ya que siempre la masonería ha considerado que el templo es simbólicamente el universo, siendo el piso el cenit, el techo el nadir, los costados son los puntos cardinales y que como nuestro venerable maestro que siempre está ubicado en el oriente del taller, que es por donde siempre nace el sol, simboliza que es quien nos ilumina con su sabiduría, ya que desde su sitial representa al astro rey al nacer, además, además que los solsticios siempre han sido de gran importancia para la humanidad en especial para las civilizaciones antiguas, que ya conocían varias de las leyes que rigen la astronomía, así fuera en forma empírica.

En la mitología romana se decía que el solsticio de invierno cambia el ciclo de la vida, siendo el dios Janus, que es el dios de dos caras que miran en direcciones opuestas, siendo el dios de la puertas del inicio y del final, y que es un dios bondadoso y bienhechor, de los cuales derivan los dos San Juanes, el de invierno y de verano, a quienes reconoce y celebra la orden masónica, en fiestas que son coincidentes con los solsticios; celebrándose las fiestas solsticiales, el de invierno el 24 de diciembre y el de verano 24 de junio de cada año, correspondiendo el de invierno a la fiesta de San Juan el evangelista y el de verano a la fiesta de San Juan el bautista. 

Desde sus inicios ya como una organización masónica y fraternal, nuestra augusta institución, siempre ha considerado a los solsticios, como días especiales de celebración, pero también de meditación, por su majestuoso contenido simbólico, tanto del terminar un ciclo, como de también dar inicio a un nuevo ciclo vital; siendo en especial el solsticio de verano, el tiempo en que el sol y la vida están en su máximo esplendor, y la misma naturaleza se encuentra en su tiempo de gran fertilidad y auge en el verdor, siendo además simbólicamente que para los hermanos masones, es un importante tiempo de reflexión, el cual les permita el prepararse, para aprovechar estos tiempos al máximo, así como también para meditar sobre nuestras actuaciones, para después de que racionalmente tengamos nuestras conclusiones respecto de nuestro actuar, podamos efectuar el cambio de derroteros que nos estén desviando de nuestro rumbo, redirigiéndolos hacia las metas propuestas, para así poder llegar a culminar nuestros proyectos al igual que nuestro sueños, siendo también un tiempo propicio, para que todas las logias existentes universalmente, amplíen en número sus columnas, trabajando por el reverdecer de la orden con nuevos iniciados, para que nuestro futuro a corto y, mediano y largo plazo sea el del engrandecimiento de nuestra cadena universal.

En medio de estos sublimes sentimientos de inicio del nuevos proyectos y de la potencialización de la orden masónica, es concordante de que en esta fecha solsticial del verano, consuetudinariamente nuestras Grandes Logias que consideran el solsticio de verano como una fecha de gran importancia, ya que después del día 23 de junio, el cual el día más largo de todo el año, al día siguiente o sea el 24 de junio de cada año, y que es coincidente con la fiesta de San Juan el bautista, realizan en esa fecha una tenida extraordinaria y solemne, para dar posesión a los nuevos venerables maestros elegidos por las logias de la jurisdicción; iniciándose a partir de ese día los trabajos masónicos del nuevo ciclo, dirigidos por las nuevas luces de los talleres, dándose el paso a nuevas expectativas y al propiciar también el fortalecimiento de los trabajos, bajo nuevas pero fraternales directrices, que permitirán y propenderán por el continuar con el crecimiento de los talleres y de la instrucción masónica, la cual redundará en el crecimiento espiritual de los hermanos y de la potencialización de la fraternidad.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena REAA
Especial para la Escuela Masónica Carlos Aranza Castro