20201116

Tres interrogantes masónicos

¿Qué venimos a hacer en la orden masónica? ¿Qué es lo que no nos podrá entregar la orden masónica? ¿Cuál es en realidad el secreto de la orden masónica?

A nuestro primer interrogante de, ¿Que venimos a hacer en la orden masónica?, la primera respuesta podría ser, es que venimos a ella a trabajar para conseguir el llegar ser mejores seres humanos, y la segunda que como nos lo recalcan consuetudinariamente los rituales del aprendiz masón, que venimos a la logia masónica a dominar nuestras pasiones y a instruirnos en masonería.

Photo by Iulia Mihailov 

Realmente este par de respuestas son absolutamente claras y precisas al describir para que venimos a la orden masónica, y básicamente es a que con base con los principios y preceptos masónicos,  trabajemos nuestro ser interior o como decimos los masones,  trabajemos  nuestro templo interior, para el tratar de controlar y posteriormente el hacer menos notorias nuestras debilidades humanas, ya que erradicarlas sería casi que un imposible, ya que por nuestra clara condición de ser seres humanos, siempre tendremos grandes falencias y defectos, los cuales irremediablemente nos conllevan a ser seres imperfectos, pero que con el ingreso a la orden iniciamos, el interminable camino de ir lentamente en pro del perfeccionamiento, el cual nunca lograremos, ya que la perfección como tal es solo potestad del Gran Geómetra, pero al iniciar y al avanzar en el camino hacia ella, necesariamente nos conllevará a tratar de dominar nuestros instintos y pasiones humanas, los cuales a pesar de que nosotros tratemos de tenerlos dominados, en ocasiones salen intempestivamente de nuestro interior, como reacción a estímulos externos o internos, que nos alejan un poco del cómo debería de ser, nuestra natural estabilidad emocional, pero con disciplina y decisión, llegaremos a tenerlos bajo control.

A nuestro segundo interrogante de, ¿Que lo que no nos podrá entregar la orden masónica?, siendo la respuesta a este interrogante más fácil de responder, ya que concretamente lo que nunca nos podrá entregar la masonería es, darnos cierta posición social, como tampoco el mejorar la que teníamos a nuestro ingreso, tampoco podrá mejorar nuestra situación económica, ni el conseguir un mejor trabajo del que merezcamos por nuestros estudios y por nuestra competencia profesional, así mismo tampoco podrá el incrementar o mejorar el grupo en el cual realizamos exclusivamente actividades sociales, de diversión o de esparcimiento; así mismo la orden masónica tampoco nos entregará las claves para el ser felices, ya que la felicidad humana está dentro de cada uno de nosotros, en como vemos la vida y como interactuamos en  ella, pero lo que si nos da la orden masónica, son las directrices y enseñanzas para el trabajar, con el propósito de conseguir en el tiempo a ser hombres de altos valores morales y de ser realmente útiles a la sociedad, además que a la orden masónica se viene  es  a dar y no a recibir, y que además que todo lo que logremos conseguir en la orden, lo obtendremos por nuestro esfuerzo y trabajo masónico, y lo que conseguiríamos de verdad, es sencillamente el tener más luz y el avanzar en el proceso del incrementar nuestra sabiduría masónica y de recibir el reconocimiento de ser en verdad buenos y verdaderos masones.

A nuestro tercer y último interrogante de, ¿Cuál es en realidad el secreto de la orden masónica?, mi respuesta personal, es que nuestra orden masónica no es un organización secreta, sino que es un organización discreta, que no tiene secretos y que su único fin esencial es el de propender por el engrandecimiento espiritual del ser humano, ya que el profano al ingresar a nuestros antiguos misterios, lo hace siendo un hombre libre y de buenas costumbres, y que con su trasegar en la masonería, lo único que conseguirá al final es el llegar ser un mejor ser humano, mejor de como lo era en sus inicios en la orden, siendo un hombre absolutamente renovado, altruista, respetuoso de todos y de todos, que siempre es de carácter sereno y servicial, que siempre es fraterno y humilde en su pensar y en su actuar, así como también el que siempre se destaca por buscar el bien general  sobre el particular, además de ser siempre generoso y filántropo para con sus hermanos y semejantes, que se encuentren en desgracia o viviendo en calamidad y o en grandes dificultades. Finalmente, y como conclusión personal a este tercer interrogante, es el que la orden masónica, no tiene ni guarda ningún secreto como tal, y que su fin esencial es el de buscar con el trabajo masónico, el que nuestra humanidad sea cada día mejor.

¿Te has hecho estos interrogantes? ¿Meditas en forma permanente sobre tus respuestas? ¿Qué encuentras? ¿Has cambiado tus conceptos y apreciaciones?

 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro