20201206

El principio de igualdad en masonería

Cuando ocupemos un lugar en el oriente eterno, solo nos llevaremos el respeto y cariño de nuestros semejantes.


El principio de la igualdad, ha sido por siempre difícil de definir con claridad, ya que este tiene origen en un concepto muy susceptible con relación a los valores morales y culturales, que han sido y son manejados por la humanidad en general. El principio de la igualdad en nuestra Orden Masónica, según varios estudiosos del tema, está basado y fundado en el concepto de humanidad, el cual indiscutiblemente también proviene del concepto de Genoma Humano, el cual es realmente considerado sin lugar a ninguna equivocación, como la radical igualdad de la naturaleza, ya que todo ser humano, en esencia tiene el mismo Genoma Humano, con diminutas diferencias, y esta situación particular hace que lleguemos a conformar, sin pretenderlo el género humano, pero si este Genoma Humano cambiara un poco, este cambio nos llevaría a un cambio de especie, de animales superiores o seres humanos a otro tipo de animal en la escala inferior.

Cuando ocupemos un lugar en el oriente eterno solo nos llevaremos el respeto y cariño de nuestros semejantes
Photo by Micheile Henderson 

También es importante el conocer que el termino de igualdad, proviene de los vocablos “Aequus” y/o “Aequalitatem”, que también además de significar igual o igualdad, significa además, justo, equitativo y en algunos casos se relaciona con el termino de equilibrio. El principio de igualdad en nuestra cultura Masónica, está basado según los grandes estudiosos de la Orden, en las concepciones aristotélicas, según las cuales se determina y se entiende bajo el principio de la lógica racional, que la justicia, es la igualdad en la aplicación de los criterios de decisión. Así mismo para nosotros lo iniciados, es también absolutamente claro, que los derechos fundamentales, siempre tienen su cimentación en el principio de la igualdad, por eso es, que se acostumbra a decir con verdadera claridad, y contundencia, que todos los hombres nacen libres e iguales tanto en dignidad como en derechos, y por esa razón es que, cuando a un Querido Hermano se le niega el derecho a la igualdad, sufre en su interior y alma Masónica, la abominable e injusta discriminación por parte de sus iguales, independientemente de lo que se entienda profanamente al respecto, en los ámbitos judiciales y sociales.
 
Siempre deberemos en nuestro interior, el tratar de entender y comprender como iniciados, que el concepto de la igualdad en Masonería, y el que tanto pregonamos, no está determinado solo por los hechos, sino que este es indiscutiblemente el producto de la estructura normativa de la fraternidad Masónica, ya que la igualdad para nosotros, no se ha ido ganando por etapas, ni por los avances culturales y sociales, sino que la denominada igualdad Masónica, fue establecida desde los inicios de nuestra Orden, ya que de no existir, no hubiera sido posible que la Masonería hubiera podido mantenerse vigente en el tiempo, como institución iniciática y fraternal. 

Así mismo también es cierto, que  el principio de la igualdad, siempre nos será recordado, y en especial al final de nuestro paso por la vida terrenal, ya que a todos los seres racionales de este mundo, al momento de llegarnos la hora de trascender, seamos creyentes o no, ilustrados o no, ricos o no, poseedores de títulos o no, y que cuando cumplamos con el inevitable designo de pasar a ocupar un lugar en el oriente eterno, no nos llevaremos nada, nada de lo terrenal, situación que nos conlleva tajantemente, a demostrarnos que todos somos realmente iguales, pero solo con la excepción de que, el de haber sido en vida verdaderos Masones, y si nunca nos considerarnos superiores a otros, podremos solo adicionalmente llevarnos el respeto y cariño de nuestros Hermanos.

MM.·. Juan Manuel Lesmes Duque 33
PVM.·. Ben.·.Logia Lumen N° 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro