20201227

La importancia de actuar siempre con la verdad

El masón siempre actúa con la verdad y en concordancia con sus principios esenciales y sublimes


El término de “Verdad” proviene del latín “Aletheia”, que significa lo que no está oculto, lo que se manifiesta claramente tal como es en su ser, libre de las apariencias, que inicialmente la enmascaran; en el idioma hebreo, es termino de verdad es “Emet”, que se interpreta en forma diferente, ya que no se refiere a una cosa o situación ya realizada , sino que hace referencia a una acción que esta por realizarse, significando en este idioma el término de verdad, el término de confianza, que se interpreta como la acción fiable que se realizará. 

Siempre actuar con la verdad y en concordancia con los principios masónicos
Photo by Joël de Vriend 

Otros grandes estudiosos comparten la teoría, que yo considero correcta que, “La verdad es la plena y contundente coincidencia, entre una afirmación y los hechos, que es coincidente con la realidad, a la que dicha afirmación se refiere, o a la fidelidad de una idea", así mismo el termino de verdad abarca la honestidad, la buena fe y la sinceridad humana, y también acorde a lo escrito por el autor “Juan Carlos Daza” en su libro “Diccionario Akal de la Francmasonería” donde afirma que “El altar de la verdad, que es aquel sobre el cual descansan las tres grandes luces de la masonería, como son la escuadra, el compás y el libro de la ley sagrada, también conocido este último, como el libro de la verdad, sobre el cual se prestan los juramentos masónicos."

Consuetudinariamente todos los iniciados y verdaderos masones, siempre hemos escuchado en nuestras logias y trabajos masónicos, que uno de los principales deberes del masón es el buscar la verdad, y que como toda la sabiduría masónica, el iniciado debe ser siempre un gran estudioso para encontrar, el verdadero sentido al simbolismo masónico, incluyendo la principal tarea, que es la de encontrar por nosotros mismos la verdad, y que acorde a la profundidad nuestros estudios, se nos facilitara a no, el que encontraremos finalmente como seres humanos y masones, nuestra verdad, para lo cual es fundamental el estar, en la amplitud suprema de nuestro espíritu, como también el estar plenamente conscientes e inmersos en la suprema tranquilidad intelectual, para así, sí poder siempre, el concebir siempre la verdadera realidad, alejándonos de los sofismas y de los dogmas, que siempre nublan el pensamiento y a inteligencia.

Después de analizar y de decantar todos los pensamientos e ideas, cada masón por sí mismo, se encontrara en el camino de la perfección, y esto implica además de la tranquilidad de su espíritu, el ser siempre altruista en todos sus pensamientos y acciones, propendiendo siempre por el bien general, además siempre siendo justos en todas nuestras actuaciones, y destacándonos por actuar con rectitud, honestidad, templanza y sobre todo con humildad, sin olvidar jamás que somos humanos y por lo tanto falibles, siendo propensos por nuestra humanidad, a cometer errores así sean involuntarios, pero siempre debemos saber, que el reconocer nuestros errores, nos hacen ser cada vez ser más dignos y verdaderos hombres de bien, que sabemos corregir nuestro rumbo, cuando este no es el adecuado ni sensato, ya que de no tener la capacidad de emendar nuestros desaciertos, realmente estaríamos destruyendo uno de los títulos más grandes que puede tener un ser humano, el cual es el de ser siempre un hombre libre y de buenas costumbres y por ende un verdadero masón, siendo por lo anterior, el que los sabios de todos los tiempos, siempre han estado de acuerdo en el decir que la verdad siempre nos hará libres, y no esclavos de la falacia y de la mentira, y que solo con la verdad podremos ayudar a potenciar el bien para la humanidad, para que el futuro de todos los hombres pueda ser cada día mejor.

Así mismo, también apoyado en la ancestral sabiduría, puedo deciros sin temor a equivocarme, que la palabra o término verdad es una sola y no tiene término medio, es verdad o no es, porque una verdad a medias es sencillamente el carecer de verdad, y por lo tanto siempre deberemos ser coherentes con nuestros principios, que son la base real de nuestros pensamientos y los que nos motivan siempre a actuar positivamente, buscando siempre el bien, y que basados en el honor a la verdad que profesamos, no debemos modificar nuestro ideales, ni el cambiar la forma de ver las cosas como verdaderos hombres, respetando el pensamiento de otros, pero no compartiéndolos, cuando consideremos que están pregonando errores o desaciertos, apoyando solo las decisiones o actuaciones que acorde a nuestra conciencia, sean realmente positivas y de beneficio general, y en ningún caso cuando vayan en contra de un ser humano o de la legislación concebida tanto por el Gran Geómetra o de la ley de los hombres.

Es nuestro deber y obligación como verdaderos masones, que durante nuestro trasegar en este mundo terrenal, el siempre actuar con la verdad, y en concordancia con los principios masónicos, que son los fundamentos esenciales y sublimes, para preceptuar la verdad y la libertad, y que siempre estarán grabados indeleblemente en el alma del hermano masón, los cuales siempre nos facilitarán y permitirán, el trabajar incansablemente para que algún día, podamos emanciparnos del despotismo, que generan las dudas y de las cadenas antifraternales, del temor a vivir como hermanos. 

Finalizo este trabajo recordando nuevamente la célebre y prodigiosa frase del caballero andante Don Quijote de la Mancha: “Donde está la verdad esta Dios, la verdad adelgaza y no quiebra, y esa siempre nada sobre como el aceite sobre el agua.”


H ·. JUAN MANUEL LESMES 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


BIBLIOGRAFIA:

• Diccionario Akal de la Francmasonería – Ediciones Akal – Juan Carlos Daza - 1997.