20201205

La masonería: más que abrazos y palabras bonitas

El sublime mensaje masónico de ir siempre de menos a más 

Siempre en nuestra augusta e iniciática institución de la francmasonería, de sabiduría siempre velada en los símbolos, contundentemente siempre nos enseña a ir de menos a más; por ejemplo, en nuestra iniciación, pasamos del estar en tinieblas a ubicarnos en la luz, o sea pasamos de la menor o casi inexistente luz, o sea de la ignorancia, a la esplendorosa luz del conocimiento.

Así mismo en el caso de la sabiduría masónica, también siempre vamos de menos a más, ya que siempre damos el primer paso en este campo, con las iniciales y sencillas enseñanzas que recibe el aprendiz, para en el tiempo pasar a recibir y comprender, enseñanzas más concretas como son las pertinentes al grado de compañero, para finalmente el llegar en nuestra masonería simbólica o azul, a recibir y comprender las enseñanzas del grado maestro masón, las cuales ya son contundentes formas de cómo debe vivir realmente un verdadero hermano masón, para que con la práctica de ellas, y que sumadas a las virtudes de los iniciados, lo conlleven a manejar un adecuado nivel de sabiduría iniciática.

El desarrollo masónico personal: siempre de menos a más
Photo by Tyler Easton 

Claro está que cada hermano masón va a su propio ritmo y solo él sabe cuánto ha avanzado en ese camino, el cual es paralelo al camino de la perfección, iniciando este proceso el aprendiz, dando los primeros pasos en este campo intelectual y mental, para después de su trasegar masónico, el llegar por su trabajo y constancia iniciática, a lograr un adecuado avance, también de menos a más en el proceso de perfección, siendo además conscientes de que como seres humanos y falibles, nunca llegaremos a la perfección y sabiduría plenas, ya que estas dos son solo potestad del Gran Geómetra.

En este mismo campo de la sabiduría y de la perfección del hermano masón, el proceso de ir de menos a más, este camino no acaba con lo aprendido en el grado de maestro masón, ya que a pesar de ser ese grado, el más importante que podemos recibir en la masonería simbólica, se nos abre la grandiosa puerta de la masonería filosófica o escocista, que es el complemento por excelencia de la masonería simbólica, en la cual las enseñanzas van también de menos a más, pasando en esta masonería filosófica del grado cuarto, hasta finalizar algún día, después de varios años de trabajo escocista, a recibir el excepcional grado treinta y tres, con las sublimes y respectivas enseñanzas masónicas de ese grado.

En nuestra cultura masónica iniciática, siempre también se nos dan las herramientas y conocimientos necesarios, para que después de su aplicación, podamos efectuar nuestro cambio interior, pasando de ser hombres libres y de buenas costumbres, como lo fuimos cuando nos iniciamos en nuestros antiguos misterios, a pasar ser mejores seres humanos y propiciadores del trabajo masónico, el cual propende, por el que cada día nuestro mundo y humanidad sea un poco mejor, y facilite la realización del ser humano.

También es cierto mis queridos hermanos, que con nuestro trasegar masónico y con el complemento que nos dan nuestras enseñanzas, y con la permanente práctica de las virtudes masónicas, pasamos también de menos a más, en todos los demás campos de la vida masónica, ya que por nuestro vivir masónico pasamos de ser buenos hermanos, a ser mejores hermanos, porque llegamos a ser más respetuosos, más francos y más condescendientes; también pasamos de ser hermanos fraternos de solo abrazo y palabras bonitas, a ser real y plenamente fraternos, manejando el perfecto concepto de la fraternidad bien entendida, la cual se debe vivir a plenitud en todos los campos de la existencia y no solo en el campo social, y que siempre como buenos masones, tendremos la tolerancia para entender el pensamiento diferente que puedan tener nuestros pares, así como también a ser sus consejeros, cuando nos pidan nuestra opinión y fundamentalmente a comprenderlos en sus falencias y errores humanos.

Finalmente mis queridos hermanos, también continuaremos yendo de menos a más, ya que siempre propenderemos cada vez más, a ser proactivos en nuestra manera de pensar y de actuar, para trabajar realmente en pro de nuestra realización personal y siempre siendo participes y ayudando a la realización de nuestros hermanos y familias, como también sin ninguna excepción, a hacer siempre el bien a nuestros hermanos, en todos los sentidos, convencidos quede que , complementando todo lo anterior, con ser adicionalmente verdaderos y fraternales filántropos y solidarios, colaborando y ayudando siempre a nuestros hermanos y semejantes, en todas sus dificultades, sin olvidar el que siempre tendremos presente, que el bien general, debe primar sobre el particular, y que a pesar de todas las dificultades y trances de la vida, por nuestro comportamiento masónico, sin excepción alguna, llegaremos algún día y sin proponérnoslo, a ser un faro de luz, que sea ejemplo y guía para el bien de nuestros hermanos y congéneres. “Como verdaderos masones siempre debemos sumar o multiplicar, nunca restar o dividir”.

H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33 
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima General Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro