20201221

La masonería y los derechos humanos

La masonería siempre ha promulgado por la igualdad entre los hombres

Indudablemente nos es conocido que los derechos humanos siempre han existido desde los albores de la humanidad, otra cosa es que estos no se hayan practicado, pero también indiscutiblemente son derechos innatos a la condición humana, siendo por ello que en todas las creencias y sociedades a lo largo de nuestra humanidad, han existido, y como ya se dijo con aplicabilidad diferente acorde a la concepción de la vida en cada una de las sociedades, en las cuales siempre se contempló a pesar de no practicarse como debería ser, que a medida de que la raza humana iba poblando la tierra y emergieran las diferentes civilizaciones y culturas, a la par también surgieran y se implementaran los derechos del hombre.

La masonería siempre ha promulgado por la igualdad entre los hombres
Photo by Miko Guziuk on Unsplash

La vida jurídica de los derechos humanos en la sociedad moderna, fue absolutamente posterior a los primeros trazos de estos en las diferentes culturas y creencias religiosas, e inscritos en los diferentes libros sagrados de la antigüedad, y siendo su primera promulgación oficial en el año de 1789 en la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, que fue escrita y aprobada por la asamblea constituyente del 26 de agosto de 1789, siendo esta declaración el documento más fundamental de la revolución francesa, ya que en esta declaración se definieron por primera vez y por escrito, los derechos personales, los de la comunidad, así como también los derechos universales.

La primera traducción americana de los 17 artículos de la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano en Colombia, fue por obra y genialidad de nuestro precursor Antonio Nariño, la cual fue publicada en Bogotá en el año de 1793. Los derechos humanos como son conocidos en la actualidad, fue la herencia que nos dejó a la humanidad la segunda guerra mundial acaecida entre los años de 1939 y 1945, periodo de la historia moderna que fue testigo de los más grandes vejámenes ocasionados a la humanidad, potencializados por las más recalcitrantes ideologías políticas y sociales, fundamentadas en el odio por razones de origen y nacimiento, por racismo, potencializados por la demagogia y la arbitrariedad, por el populismo y la concepción dictatorial en el manejo de la política, la religión y el nacionalismo mal entendido, siendo lideradas esta acciones antihumanas por varios personajes, que solo trascendieron a la historia por su denigrantes violaciones a los derechos humanos.

La actual carta de los derechos humanos, conocida como la declaración de los derechos humanos de 1948, que tuvo su origen jurídico en las recién creadas Naciones Unidas (ONU), antes conocida como La liga de la Naciones, además que algunos estudiosos han determinado de que existe gran certeza de en que la ONU esta declaración fue pensada y desarrollada por hermanos masones. En nuestros actuales tiempos los derechos humanos son del imperio del estado de derecho y por ende de la democracia bien entendida, siendo el puntal fundamental para el seguir construyendo una sociedad más justa y equitativa.

La orden masónica desde sus inicios siempre ha promulgado por la igualdad entre los hombres, sin distinción de raza, creencias, convicciones políticas, religiosas, económicas o sociales, y por ende considera que todos los seres humanos tienen los mismos derechos y deberes, por lo tanto están en congruencia perfecta con los derechos humanos, y aún más cuando entre sus hermanos, se consideran a todos como iguales y que además tiene el único manejo totalmente humanizado del liderazgo, ya que las premisas masónicas implican que este en la orden debe ser ejercido por el primero entre sus iguales, lo cual es la mayor demostración de igualdad y de equidad, además de que este liderazgo siempre debe estar basado en el ejemplo, en las buenas costumbres y que en los aspectos de justicia, siempre la orden será cumplidora de los deberes y códigos masónicos, pero con la aplicación de una justicia fraternal y humanizada en la cual no debe existir el mínimo rezago de venganza y de inequidad.

En otro aspecto en el cual complementa su equidad con los derechos humanos, es en el aspecto de la filantropía, aspecto que implica que el masón por naturaleza debe estar dispuesto a apoyar a sus hermanos y congéneres en las situaciones difíciles o en las calamidades que se le presenten, ayudándoles a salir de los impases de la vida en la medida de las posibilidades, además de que siempre el masón propende por la educación, a la cual considera el fundamento esencial para salir adelante tanto en la vida masónica como profana.

Por ultimo no podremos olvidar la inmensa coincidencia que existe entre los postulados masónicos y las divisas de la revolución francesa, que son las de libertad, igualdad y fraternidad, lo cual implicaría que esta revolución posiblemente fue propiciada por masones.

H .·. JUAN MANUEL LESMES 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro