20201220

Lecciones de la pandemia

Algunas lecciones de vida y de masonería que nos deja la pandemia del covid 19


La primera lección de vida que está relacionada con la libertad, la cual es esencialmente masónica, y que como iniciados la tenemos, para el acatar y cumplir las normas establecidas por el gobierno y por las entidades de salud, para así protegernos de la pandemia del covid 19, y que esta no se expanda exponencialmente, como desafortunadamente ha sucedido en otros países de nuestro mundo, y esta libertad a la que me refiero, no es el hacer lo que queramos, sino que hablo de la libertad que tenemos para cumplir las normas, las cuales a pesar de que son una obligación, tenemos indiscutiblemente la libertad de cumplirlas o no, porque sería imposible el controlarnos a todos, siendo por ello que en virtud de nuestra libertad y libre albedrío, y que pensando esencialmente un futuro de vida mejor, es nuestro deber, el que con base en nuestro concepto masónico de libertad, el actuar acorde a lo razonable y pertinente, y como lo requiere la situación actual. 

La pandemia nos ofrece la oportunidad de revisar nuestra relación con los demás seres humanos
Photo by Eugene Chystiakov on Unsplash

La segunda lección de vida, que también es esencialmente masónica y nos recuerda el precepto de la igualdad, ya que como masones siempre pregonamos por la igualdad entre hermanos, pero como la situación particular en la que vive actualmente de nuestra humanidad, y en especial en estos momentos de crisis humanitaria, nos conlleva a ver con perfecta caridad, que la igualdad no solo existe entre masones, sino que la igualdad como está establecida, en la ley de leyes, esta es para con todos los seres humanos, y en especial en el sentido de que en estos momentos cruciales de nuestro mundo, todos somos igualmente vulnerables a ser propensos y a adquirir, general e involuntariamente el virus que afecta al mundo real de los seres humanos, virus que desafortunadamente para contrarrestarlo al día de hoy no hay vacuna, y lo único existente es la prevención y cuidados paliativos, teniendo en cuenta lógicamente, si así se puede decir, que la mortalidad es mínima, pero la afectación en sí, es gigantesca en todos los campos del vivir. 

La tercera lección de vida es también masónica, y es deber del actuar fraternalmente con todos nuestros hermanos y congéneres, para que esta crisis pueda ser superada, con las mínimas afectaciones, tanto emocionales como económicas, en el sentido de estar siempre atentos a escuchar a nuestros hermanos y congéneres, en especial cuando acuden a nosotros en busca de consejos y de luz, así como también ser fraternalmente masónicos en el cumplimiento de nuestros deberes, con quienes tenemos obligaciones, por conceptos de trabajo o de servicios, que nos son prestados en nuestro diario vivir, lo anterior en el sentido de seguir sufragando los salarios y pagos correspondientes, para que todos podamos mantener el sustento necesario, y en especial tanto para ellos como para con sus familias, y así mismo, el también ser fraternalmente solidarios con quienes requieran de nuestra ayuda filantrópica y humanitaria, para solventar así sea en algo su situación. 

Finalmente mis queridos hermanos, paso de las lecciones de vida a las oportunidades que nos deja esta pandemia del covid 19, siendo la principal entre otras más, el que por estar en cuarentena, lo cual implica el dejar de lado la mayoría de interacciones sociales, y el poder disfrutar de un mayor tiempo libre, de silencio y de soledad, siendo de menester como decía Don Quijote de la mancha, el aprovechar estos tiempos de soledad y del parcial silencio del bullicio emocional y social, para el interiorizarnos en nuestro yo, lo que para nosotros los iniciados, sería el interiorizarnos nuestra alma masónica o templo interior y el hacer el balance de lo realizado y lo faltante por realizar, así como también el cambiar los derroteros cuando esto sea necesario, para no desviarnos de nuestra ruta masónica a la perfección, así sepamos que realmente nunca la alcanzaremos. 

Concluyo este escrito mis querido hermanos, con una de las más sanas y fraternales recomendaciones, la cual está relacionada con el necesario pero cauto aprovisionamiento para la cuarentena, si solo es cuarentena y no un periodo mayor, que es necesario el hacer en nuestras casas, y que al igual que como lo hacen los navegantes antes de hacerse a la mar, quienes como buenos marinos aprovisionan su buque con lo pertinente y sin exageraciones, ya que siempre deben ser conscientes, que sus mismas aguas, también navegaran embarcaciones con mayores y menores dificultades que la nuestra, y que también por ser tripuladas por seres humanos, también merecen por sus vidas el aprovisionarse adecuadamente.


H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro