20201209

Masones filántropos y solidarios en tiempos de pandemia

La filantropía y la solidaridad en tiempos aciagos, de tormenta e incertidumbre

Del porqué el título de este trabajo, el cual pareciere trágico? realmente como masones no deberíamos ser negativos, ante la situación que se le presenta a nuestra humanidad por causa de la actual pandemia, la cual a pesar de no haber podido ser controlada efectivamente, porque hasta hoy los científicos del mundo, no han llegado a tener la capacidad de proporcionarnos, ya sea de unos medicamentos o de unas vacunas, siendo la única verdad, que la mejor forma de evitar el contagio es el aislamiento, que realmente da un resultado temporal, pero con extraordinarias y tremendas afectaciones en nuestra vida como seres humanos, pero como masones y realmente siendo como debe ser, seres resilientes. 

La filantropía y la solidaridad en tiempos aciagos, de tormenta e incertidumbre
Photo by Shane Rounce on Unsplash

De las catástrofes, siempre podemos salir adelante y fortificados de tantas afectaciones, debemos siempre el ser positivos, e irradiar ese positivismo a nuestra comunidad, ya que si nos sentimos, abatidos, derrotados o en cercanías a un  posible paso al oriente eterno, estaríamos perdiendo el rumbo como masones y por ende como faros de luz de la humanidad, ya que con nuestro ejemplo, al manejar circunstancias adversas, con cabeza fría, con responsabilidad social, con entereza, con templanza y convencidos de que volverá a salir el sol de la tranquilidad en nuestro planeta, felicitaremos a nuestros congéneres a solventar la situación, acaecida por la incertidumbre y de la tristeza, por no saber que les deparará el futuro. 

Ahora bien mis queridos hermanos, también es cierto que como masones, y en pro del cumplimiento de nuestros postulados masónicos, es nuestro deber moral, el que en tiempos difíciles para todos, el destacarnos en la medida de nuestras posibilidades, al igual que nuestra institución como un todo, en el realizar acciones humanitarias de apoyo a las comunidades menos favorecidas, las cuales debido al aislamiento obligatorio, no les es posible el trabajar, porque en ese grupo de personas, la mayoría viven del día a día y del comercio informal, conllevando a que sus entradas económicas se hayan ido al traste y están resistiendo, por el apoyo que les brinda el gobierno y de la caridad de personas altruistas, y en este aspecto mis queridos hermanos es mi llamado, para que cada uno acorde con nuestras posibilidades, realicemos actos de filantropía y de solidaridad,  para con quienes realmente lo necesiten, ya que también es sabido que existen personajes especiales y que siempre han dedicado su vida, a vivir de las necesidades y de la miseria humana.

Si bien es cierto que el término de filantropía, acorde con el “Diccionario de la real academia de la lengua española, es el amor al género humano y el termino de solidaridad, es la adhesión o apoyo a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles”, en nuestra orden masónica que ha sido siempre y que siempre seguirá siendo una abanderada esencial, en el apoyo a la comunidad, pero como ya se dijo mis queridos hermanos, tanto la filantropía y la solidaridad debe ser realizada en forma coherente, para que el apoyo por pequeño que sea, realmente llegue a quien lo necesite, y así no se le pueda resolver en gran forma sus dificultades y falencias, si contribuiremos en algo a solventarlas. 

En este mundo, siempre existen y seguirán existiendo seres altruistas como somos los hermanos masones, quienes hacemos nuestros aportes individuales o unidos como logias a la comunidad, recordando siempre otro de nuestros postulados masónicos, que es aquel que nos dice, “Que tu mano derecha no se dé cuenta, lo que da tu mano izquierda” porque en nuestra orden, la filantropía siempre debe hacerse en silencio y nunca a la vista pública, porque el verdadero masón nunca hace filantropía para mostrarse y aún menos para socavar aún más, la condición lastimera de quien se apoya con nuestra ayuda. 

Por lo escrito en la parte final del último párrafo, es la razón fundamental por la cual nuestra institución como escuela iniciática y de crecimiento espiritual, se distancia de otro tipo de organizaciones, que también apoyan a las comunidades necesitadas, pero con la estruendosa diferencia que la masonería nunca ha publicado ni publicaran jamás, los aportes humanitarios entregados a la comunidad y menos si lo hace públicamente y en medios de prensa profanos o de redes sociales, en las cuales siempre se muestra al donador, con una esplendorosa sonrisa, sin importarle la tristeza, la cara de necesidad y de tragedia de quien recibe la donación. 

Finalmente, mis queridos hermanos siendo filántropos y solidarios, es como podemos hacer sentir menos graves los efectos del covid 19, alejando y disminuyendo un poco el sentimiento de vivir en tiempos aciagos, de tormentas y de incertidumbres.

H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro