20201217

Resiliencia en masonería

"...después de las más fuertes tormentas, siempre volverá  a salir el sol y el mar volverá a estar en calma."

En primer término es de gran importancia el conocer y comprender el termino de resiliencia, léxico cuyos orígenes provienen del término del latín “Resilio”, que significa entre otras cosas, volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar, queriendo el significar esto, el que al haber logrado avanzar hasta un punto, se retrocede involuntariamente en el camino,  por culpa de las circunstancias, siendo factible el volver a retomar la posición conseguida con anterioridad y a avanzar aún más de lo logrado inicialmente, consiguiendo en muchos casos el avanzar con mayor fuerza. Otros autores consideran que las personas resilientes, son aquellas que, a pesar de sufrir situaciones estresantes, difíciles o dolorosas, saben el hacerles frente a las mismas, teniendo además la capacidad de salir favorecidas de ellas.

"...después de las más fuertes tormentas, siempre volverá  a salir el sol y el mar volverá a estar en calma."
Photo by Karim MANJRA on Unsplash

Una explicación más sencilla para comprender que es la resiliencia, es el pensar lo que le sucede a un buque cuando este se encuentra navegando en altamar, y por las imprevisibles condiciones meteorológicas y meteomarinas, al navío se le presenta sin poder evitarlo una tormenta en su derrotero, afectándolo en su estabilidad, a pesar de que ha sido construido para desplazarse en superficies liquidas con permanentes  tipos de movimientos, los cuales pueden tender a ser más fuertes, si a la fuerza del oleaje, se le suman las fuerzas de los vientos, lo cual ocasiona que en medio de la tempestad, el buque se incline a un lado y al otro, movimientos que pueden tener desplazamientos varios grados en relación con a vertical, pero todo buque cuando su construcción ha sido perfecta y su centro de gravedad es el indicado, este a pesar de escorarse o ladearse fuertemente, siempre tendrá  por su forma de construcción, el regresar a su posición normal y a continuar su avance y desplazamiento en la ruta trazada, siendo estos momentos difíciles, pero fácilmente superables, dependiendo de la guía del capitán y a como enfrente el oleaje,  para no afectar en demasía, tanto al barco como a su tripulación, cumpliéndose al final  la ley del mar que dice, que después de las más fuertes tormentas, siempre volverá  a salir el sol y el mar volverá a estar en calma.

Traspolando lo escrito en el párrafo anterior a nuestra vida y en especial a nuestra vida masónica, pero que también tiene mucho que ver en nuestro actuar en el mundo profano, nos es claro que la vida no es fácil y que en el paso de los años, viviremos tiempos buenos, pero también tiempos difíciles, con diferentes tipos de temporales o vendavales, pero para que la vida en los  buenos tiempo sea lo mejor, y también para que en los tiempos difíciles no sea tan convulsionada, triste o desesperanzadora, debemos como masones, y por nuestra condición como iniciados, el siempre estar prestos a ser positivos ante todo y en especial ante las dificultades, ya que nuestras sabias enseñanzas masónicas, siempre nos han enseñado, a trabajar para lograr la  solución a nuestros problemas y buscando siempre el bien de todos, sin perjudicar a nuestros hermanos y congéneres, a pensar siempre antes de reaccionar, a reflexionar en el pro y en el contra de las cosas, y a tomar las decisiones que nos correspondan hacer, con la certeza de que es lo correcto y la mejor entre todas las alternativas posibles, así mismo como masones, también actuaremos positivamente, siempre siendo leales y congruentes con nuestra conciencia, y también en especial a estar dispuestos a efectuar los cambios, cuando consideremos que es necesario el  hacerlos, para nuestro bien y el de la comunidad en general. 

Con nuestro actuar masónico resiliente, palabras que parecen difíciles de pronunciar pero que, con nuestra actitud positiva ante la vida, se nos hace más fácil el vivirla, ya que siempre estaremos preparados para sortear los imprevistos que se nos presenten, ya que la vida generalmente no nos pregunta que queremos hacer, sino que nos pone  retos y que para resolverlos, siempre tomaremos las acciones y haremos los ajustes correspondientes, acordes  nuestra experiencia y a nuestra sabiduría, los cuales con nuestra consagración, constancia y templanza, nos facilitaran el resolverlos, para  así continuar en nuestro caminar por el sendero de progreso personal, como espiritual. 

Así mismo, de los complejos y difíciles momentos, que inalterablemente tendremos en nuestro paso por el mundo fenomenal, y que sumados a todas nuestras tormentas personales, el mensaje que humilde y personalmente quiero dejaros, es que como verdaderos masones resilientes, no solo salgamos como sobrevivientes de nuestras dificultades, sino que nos hagamos más grandes y fuertes, teniendo siempre en cuenta, que es importante el aprender de las experiencias que nos da la vida, para no repetir nuestros errores, y que si continuamos trabajando en nuestro yo interior, para superar con creces nuestras falencias humanas, podremos sin ninguna duda el potenciar nuestro actuar, basados en nuestra experiencias y en la sabiduría que nos ha sido proporcionando en el tiempo, tanto la vida profana, como la orden masónica. 

Como conclusión al concepto de la importancia de la resiliencia en la masonería, es que considero de que ésta, es el deber ser en la vida de todo iniciado y para vuestra reflexión personal, os dejo estos tópicos al respecto de ella: “Que como masones resilientes, siempre nos deberemos recuperar de las dificultades, que siempre deberemos aprender de lo positivo y de lo negativo que nos dejan las lecciones que nos da la vida, el que siempre debemos superar las tristezas porque sabemos que siempre vendrán momentos mejores, y que en todo momento siempre deberemos tener un buen sentido del humor, que debemos propender por el enfrentar los problemas con un buen manejo del estrés y sin dejarnos llevar por el temor, ni afectarnos por las presiones externas, lo cual nos facilitara irremediablemente el ser felices  y vivir a plenitud."

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro