20210120

El concepto de sangre en la iniciación masónica

El pacto de sangre masónico garantiza el compromiso más allá de la muerte


Como es conocido por todos nosotros, el concepto de sangre o de juramento con sangre, siempre ha existido en las antiguas civilizaciones y en especial en las antiguas religiones, ya que en casi la mayoría de ellas, se exigía a quien como en el caso de los hebreos, que sus rabinos como se denomina a su guías espirituales o sacerdotes, quienes se consagraran mediante un rito de sangre, y también en el caso de los cristianos o católicos, aparece en el antiguo testamento, que también es parte de la religión hebrea, que existieron en realidad sacrificios en homenaje o por expiación a dios, pero eran sacrificios esencialmente de animales y en especial de corderos; posteriormente se encuentra en el libro de la ley sagrada, la exigencia de Dios para probar al patriarca Abraham, a quien le exigió en el monte Moira, el sacrificar a su único hijo Isaac, pero en el momento de la verdad y debido a la determinación del padre, dios determino el no sacrificio de su primogénito, sino el de un cordero como era la costumbre de esas épocas. 

El pac
Photo by Koushik Pal 

El autor “Aldo Lavagnini” en su libro “Manual del Aprendiz” nos dice que “El concepto de la sangre nos recuerda también que en muchas tradiciones antiguas, que da un singular valor a la firma hecha con la misma sangre, de manera que el pacto signado con ella no pueda romperse ni aun con la misma muerte, citando entre otros casos el de Fausto de Goethe, donde Mefistófeles le pide a Fausto sellar con su sangre el trágico pacto por el cual se obliga a servirlo, a cambio de su alma, y habiéndole preguntado a este, porque razón quería que dicho pacto fuera firmado con sangre, este le contesta Mefistófeles enigmáticamente, que la sangre es un jugo de virtud singular, luego continúa en su explicación el autor, diciendo que efectivamente la sangre es la expresión orgánica más directa de la vida individual, o del ego de la persona, y por ende es lo que hay en nosotros más propio y genuino”. 

En el ritual del grado de aprendiz de la Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Cartagena de Indias, como en otros rituales de otras Grandes Logias, al término de los viajes del aprendiz y cuando este se encuentra sentado en occidente, el venerable maestro después de expresar la admiración por el valor con el cual ha efectuado las pruebas anteriores, le indica al recipiendario que es posible que llegue el día en el que deba derramar su sangre en defensa de la orden masónica, recordándole que en casi todos los ritos y religiones del mundo estipularon la purificación y la expiación de ella, diciéndole además lo que se le va a solicitar, no está relacionado con las explicaciones anteriores, sino que es necesario firmar un juramento, el cual que deberá hacer antes de culminar su proceso de iniciación en los antiguos misterios, y posterior a que el recipiendario acceda a esta petición, y a que el hermano experto se disponga a tomar un poco de la sangre extraída de la parte del cuerpo que determine el recipiendario, pero que cuando real y simbólicamente se va a efectuar el corte, esta acción es interrumpida magistralmente por el segundo vigilante, quien dice al venerable maestro que la sangre de un hombre es demasiado preciosa para ser desperdiciada, finalizando este aparte de la liturgia, diciendo el venerable que la disposición de ánimo mostrada en suficiente y que esa valerosa actitud era lo que se esperaba de él , por la franca y determinante resolución y de compromiso personal hacia la orden. 

Todo anterior nos deja en claro, o por lo menos para mí, que el concepto de sangre en la iniciación, no es sino otro de los muchos actos simbólicos masónicos, que son indispensables y pertinentes vivir en nuestra ceremonia de iniciación, y que sencillamente consiste en hacerle ver al recipiendario, lo efímero que es la vida y de la misión que cada uno de nosotros tenemos en nuestro paso terrenal, el cual siempre estará sumergido en dificultades y que solo con actitud positiva y valor, no heroísmo banal o mal entendido, nos permitirán el caminar hacia un mejor futuro, y el solo hecho de que se haya accedido a firmar el pacto de sangre, le da la claridad y plena seguridad a los hermanos del taller, que él si es un hombre de principios y que a pesar de que seguramente considero internamente no ortodoxo ni necesario la firma de un juramento con sangre, el admitir hacerlo, demuestra con diafanidad su talante, su valor y su templanza, además de demostrar que si tiene las más nobles y serias intenciones de ingresar y de hacer parte de nuestra augusta institución masónica. 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica carlos Aranza Castro


BIBLIOGRAFIA: 

· Manual del aprendiz – editorial Kier – Aldo Lavagnini – 2002 

· Ritual del Grado de Aprendiz Mason – SER.·. GRA.·. LOG.·. NAL.·. de COL.·. con sede en Cartagena de Indias – 2012.