20210113

El respeto a la autonomía de cada logia

El taller masónico es el lugar donde se producen los más sublimes eventos alquímicos

Con el presente trabajo, no es mi intención el de dar catedra, ni el imponer un sentido del que hacer en el trabajo masónico Logial, y ni mucho menos el decir, el cómo debe o deberían trabajar o desempeñarse las logias, siendo realmente mi única y humilde intención, presentar las situaciones que he presenciado comúnmente, cuando he sido invitado o he sido visitador en tallares diferentes a mi logia madre, considerando de antemano que el masón que solo asiste a su taller, o solo a tenidas extraordinarios de otras logias, se ha perdido el conocer a grandes hermanos que trabajan en otros talleres, así como el poder absorber de la sabiduría de estos,  ya que asistiendo a otros talleres, y  a sus tenidas regulares, con la mayor certeza os digo que tendrán experiencias extraordinarias al compartir, el cómo direccionan los trabajos, así como también el compartir sus lecciones masónicas y de sabiduría.

Hombres trabajando en el taller
Photo by Javad Esmaeili 

Como masones, sabemos con profunda claridad, que acorde a la constitución y estatutos masónicos, cada logia es en sí autónoma, pero debiendo está, el ser siempre respetuosa de la reglamentación vigente interna, así como de la obediencia a la gran logia a la que este jurisdiccionada, así como a sus autoridades legítimamente elegidas, pero en sí, y en sus trabajos y proyectos es autónoma, respetando lo dicho anteriormente, sobre la jurisdicción, en el acatamiento a los estatutos y a las demás normas masónicas vigentes. 

Ahora sí, entrando en materia en esta reflexión sobre la autonomía de las logias, y ya que tenemos  la facultad, y el derecho inalienable de visitar cualquier taller regular en el mundo, es importante el que tengamos siempre en cuenta, que como visitantes siempre debemos respetar la autonomía y la forma en que trabaja cada logia, así como en el manejo del ritual correspondiente a cada una de ellas, y no podríamos jamás el pensar que somos nosotros como visitantes, quienes le podemos decir a un venerable maestro y a su logia, el cómo deben trabajar o como llevar avante una tenida o trabajo masónico; siendo esta intromisión una de las falencias más grandes en las que podremos incurrir, ya que entraríamos a irrespetar la autonomía de la logia visitada y a sus hermanos, así nuestras actuaciones sean de buena fe e involuntarias, y que en resumen son:

Decir o sugerir a qué hora o momento de deben iniciar o finalizar las tenidas o trabajos masónicos, así como el disponer en que sitio del taller nos podemos ubicar, ya que siempre el venerable maestro o el secretario del taller, con la mayor humildad y caballerosidad nos lo indicarán.

En todo momento de los actos ritualisticos, debemos acatarlos y seguir el ejemplo de los hermanos de la loga visitada, así en la nuestra logia se haga diferente, así sea en pequeña o mediana forma. 

Por ningún motivo debemos intervenir para corregir, lo que para nosotros y nuestras costumbres no estén bien, o que nuestra logia haga en forma diferente, debiendo siempre el respetar sus costumbres y manera de realizar sus trabajos, así no los compartamos, adema que el intervenir  para corregir, produce un efecto que  destroza el seguimiento del ritual, y por muy sabios que seamos, no somos quienes podemos el corregir un taller y menos si estemos presentes como invitados o visitadores en los trabajos.

Debemos además tener claro que, de haber falencias, es el mismo taller y sus hermanos quienes las deben corregir, y siendo un gran ejemplo para los que no somos artistas o músicos, que cuando una gran orquesta está  en ejecución de una pieza musical, si alguno de los músicos de equivoca, ni el director mismo le llama la atención en el momento de la falencia, para no destrozar el arte musical, luego el músico fuera de nota, volverá a caer en ella y la orquesta continuara hasta el final de la pieza, como si nada hubiera pasado, y seguramente el director posteriormente le hará la recomendación correspondiente.

Nunca debemos distraer la atención del taller cuando se está trabajando, por comentar o hablar permanentemente con el hermano, o con los hermanos sentados junto al lado o al frente de nosotros, como tampoco es bien visto o el llegar tarde a los trabajos.

No podíamos tampoco como visitantes el tratar de intervenir en situaciones internas del taller, como tampoco en el exagerar con las intervenciones, ya si lo hacemos más de una vez, o nos extendemos demasiado en el tiempo, estaríamos afectando el trascurrir normal de la tenida.

Mis venerables hermanos, los puntos anteriores son solo mis sinceras recomendaciones, y no es mi interés nunca el decir el cómo se debe actuar, ya que como librepensadores y masones sabremos cómo hacerlo.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro