20210203

El deber masónico de alejarnos de personajes conflictivos

Son un fastidio para el espíritu. Siempre tratan de formar el caos. Reinan en la incertidumbre y la desconfianza.

Como nos es conocido, nuestra orden masónica, esta siempre conformada de hombres libres y de buenas costumbres, institución iniciática que tiene como propósito fundamental el crecimiento espiritual de sus miembros, para que con su trabajo en el templo y fuera de él, propender por una sociedad cada vez mejor. Así mismo los hermanos masones se distinguen por ser personas de honor y de rectitud plena, además de ser justos en todas sus actuaciones, además de ser seres de alma noble, y de ser prudentes en sus interacciones, así mismo por el ser siempre humildes y fraternos, y por lo tanto siempre evitan, el permanecer o interactuar con seres humanos conflictivos. 

Photo by Katie Moum 

Los seres humanos conflictivos se destacan siempre, por el tratar  generalmente  por imponerse con la utilización de cualquier medio sobre los demás, ya que alucinadamente consideran qué son únicos y que lo saben todo, solo entienden sus razones y solo se rigen por sus propias reglas, desconociendo los derechos de los demás, siempre están buscando conflictos con sus congéneres, porque conocen la ley básica de los seres conflictivos, la cual es el buscar divisiones para poder vencer, en forma general actúan de mala fe y solo reconocen su verdad, desconocen el arrepentimiento aún cuando saben que han actuado incorrectamente, y son por lo tanto incapaces de reconocer sus errores o falencias, y siempre consideran que el fin justifica los medios, sin importar a quien se lleven por delante, son profundamente aduladores, mostrando siempre una doble personalidad, siendo siempre manipuladores de los demás, mostrándose débiles para conseguir los favores o reconocimientos que no merecen, además siempre buscan la simpatía con los demás, así sea necesario victimizándose para conseguir lo deseado, del ser reconocidos sin mérito alguno, y generalmente lo consiguen por ser excelentes manipuladores.

A este tipo de personajes, es de quienes los hombres libres y de buenas costumbres debemos siempre alejarnos, ya que no construyen, sino que destruyen, y por ser seres muy inteligentes saben manejar cualquier tipo de situación, pero con el tiempo descubren su verdadera personalidad, y ponen de presente sus mezquinos intereses. Debemos alejarnos de ellos porque realmente son un fastidio para el espíritu, ya que siempre tratan de formar el caos, para que reine la incertidumbre y la desconfianza, lo cual atenta contra la fraternidad y los principios masónicos. 

Estos personajes conflictivos no son fáciles de detectar, pero la vida nos va enseñando, al igual que el paso de los años a detectarlos, por eso los masones tenemos la virtud del silencio, la cual nos facilita el conocer más a nuestros interlocutores, llegando a conocer por lo menos sus rasgos básicos de su personalidad, y que  por ser tan dependientes de la palabra, van mostrando realmente quienes son, y por eso siempre será bueno detectarlos lo más pronto posible, para que no nos  alcancen a causar un daño grande.

Si bien es cierto que como masones creemos en la buena fe de los demás, pero también como hombres de mundo, sabemos con completa claridad y lucidez, qua pesar que de la gran mayoría de seres humanos son buenos, correctos y honestos, siempre también existirán personajes especiales, cuyo único propósito es el buscar sobresalir, sin impórtale la suerte o sentimientos de los demás. Estos personajes especiales, generalmente tienen también la tendencia incontrolada a sacar siempre beneficio o provecho económico, para tratar de vivir a costa de los demás, llegando incluso en ocasiones a pasar por ser seres débiles, o no congraciados con la vida, ya que nos les parece correcto el vivir basados en sus propios esfuerzos, porque consideran que los demás son quienes, deben aportar lo que sea para poder mantener el ritmo de vida, que según ellos se merecen. 

Estos personajes especiales, además de tener la facilidad de expresión, son teatrales y les fascina el hablaren tono alto o vociferando, ya que piensan que así serán más convincentes o que amedrantaran a quienes los escuchan, pero olvidan que los verdaderos masones, que son hombres de bien, letrados y fraternos , que no caen en las falacias de la dramaturgia, ni de las palabras salidas de tono,  que no tienen base en la realidad y que no se  fundamentan en la verdad; estos personajes también como estrategia, siempre están buscando a través de halagos y manipulaciones, y buscar que los demás los acepten, como personas de bien, y después de lograr entrar en cualquier grupo social, con el tiempo siempre buscaran el llegar a ser los dominadores del grupo, pero siempre buscando su beneficio personal, sin importarle el bien común, ya que siempre trataran de ridiculizar a los demás, para buscar el demostrar el ser mejores que los demás, y que supuestamente a su manera, son y deberían ser el ejemplo a seguir. 

Por todo lo anterior, es el por qué considero importante, que no solo los que realmente somos verdaderos masones, sino que también los profanos en general, siempre y a lo largo de nuestra vida terrenal deberíamos el alejarnos siempre de estos personajes conflictivos.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro