20210224

El simbolismo de la piedra fundamental o de los auspicios

La primera piedra representa simbólicamente la firmeza, la durabilidad, la forma perfecta y simboliza  que  la construcción será eterna en el tiempo.


La ceremonia de la colocación de la primera piedra es un acto sublime que indica acorde a muchas tradiciones, el inicio formal de una obra de especial relevancia a nivel de una organización, siendo este acto una tradición milenaria y de gran representatividad. 

En nuestra orden masónica en una de las ocasiones en que se realiza este acto simbólico, es en la ceremonia de iniciación de un profano, el cual en un momento especial de la ceremonia, después de haber concluido todos los trámites simbólicos de esta y después de haber sido juramentado y ya reconocido como un hermano masón, consiste en ubicarlo en un lugar especial al nororiente, como homenaje por su iniciación, ya que posteriormente en todos los trabajos masónicos como aprendiz, compañero o maestro siempre será ubicado en la columna a la que pertenezca acorde a su grado o en la cámara del medio cuando sea exaltado a ese sublime grado. 

La primera piedra masónica representa simbólicamente la firmeza, la durabilidad, la forma perfecta y simboliza  que  construcción será eterna en el tiempo.
Photo by Stefano Ghezzi on Unsplash

Así mismo en nuestra orden masónica, se efectúa una ceremonia de igual importancia, cuando se inicia el proceso de construcción de un nuevo templo masónico o de alguna edificación relacionada directamente con la masonería; esta ceremonia especial en la cual la primera piedra que también es llamada en el argot masónico la piedra fundamental o piedra de los auspicios, es colocada acorde a un ritual masónico especial en el nororiente del edificio a construir, en un sitial bajo el suelo, donde se construirán los cimientos del templo o la edificación masónica. 

Este sublime acto de la colocación física de la primera piedra en una nueva construcción masónica, conlleva a que antes de que los hermanos masones se reúnan en el sitio de la próxima construcción y se ubiquen en la esquina noroeste vistiendo sus arreos masónicos, se instale un trípode que simboliza la estabilidad por sus tres puntos de apoyo, del cual pende la primera piedra, que será depositada en el punto geográfico determinado en esta significativa ceremonia. 

Ya iniciada la ceremonia y antes de que la primera piedra sea deslizada o sea bajada al suelo, la máxima autoridad masónica dispone o sitúa en el lugar una placa elaborada en plata con el nombre de la edificación, su destinación y su fecha de colocación, sobre la cual posteriormente la piedra fundamental es bajada hasta quedar perfectamente encima de la placa y cubriéndola, y como acto seguido los hermanos masones esparcen metódicamente ofrendas conformadas por espigas de trigo, vino y aceite esencial, culminándose este accionar por parte de la primera autoridad masónica dando tres golpes sobre la piedra con el mallete, ceremonia que es finalizada con las palabras conmemorativas y alusivas a este acto simbólico. 

La primera piedra representa simbólicamente la firmeza, la durabilidad, la forma perfecta y su especial colocación nororiental simboliza que la nueva construcción será eterna en el tiempo, y que por tener todas sus superficies rectas y pulimentadas es el resultado de la gran labor de los constructores o albañiles, que le permitirán a la edificación estabilidad y la de ser perenne. 

El trigo representa simbólicamente que la felicidad de la vida es pasajera, al igual que la salud y que es el alimento que nos proporciona el Gran Geómetra para el sustento de la existencia, además de ser emblema del renacer a la vida masónica después de la muerte profana en el cuarto de reflexiones, donde se vive el acto simbólico de sembrar la a semilla en la tierra para que se genere una nueva planta. 

El vino representa simbólica y míticamente la alegría interior que experimenta el corazón del hombre, cuando ha cumplido su misión en el trajinar terrenal, al igual que simboliza la inmortalidad de una alianza. 

El aceite u óleo simboliza y representa la prosperidad, ya que con la unción de este, se predestinaba a las personas, los objetos o construcciones a ser parte de una obra colosal, y además simboliza la sabiduría, la abundancia y la resistencia. 

Finalmente os puedo decir que al igual que como simbólicamente acontece con la construcción de una nueva edificación masónica, la iniciación de un nuevo profano en la orden también es asimilable a una colocación de una nueva piedra o columna, ya que en el caso de la construcción física, la primera piedra dará y permitirá la fortaleza de la construcción y el ser perenne como no lo será la vida de los masones que la ubicaron en el sitial correspondiente, y en el segundo caso simbólicamente representa en el nuevo aprendiz, la colocación de una nueva piedra o columna que de interpretar correctamente la sabiduría masónica, fortalecerá su logia como institución masónica, para que prevalezca en el tiempo, más allá de la vida terrenal del aprendiz y de los hermanos que conforman el taller. 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


BIBLIOGRAFÍA: 

· Mackey Albert G. - Simbolismo Francmasónico – Barberena Editores S.A. de C.V. – 2011.