20210316

Decálogo del deber moral masónico

“Lee y aprovecha; ve e imita; reflexiona y trabaja.”

El decálogo que os presento es de un autor anónimo y realmente creo que cubre en la totalidad como debería de ser en realidad nuestros deberes masónicos tanto para con nuestros hermanos, como para con nuestros congéneres en general. Al termino de cada deber os presentaré mis puntos de vista, los cuales relacionaré al final de nombrar cada uno de ellos, deberes que he resaltado entre comillas.

1. “Ve a tus hermanos de logia, como miembros de tu familia.” 

Considero que como iniciados siempre tendremos el deber de ver a nuestros hermanos de logia, no solo con el amor de hermano, sino que además debemos profesar por ellos, el respeto en todo y por todo, además de siempre estar dispuestos a apoyarlos tanto en los buenos como en los malos momentos de la existencia.

Una ayuda para transitar de mejor manera el camino de la vida
Jon Tyson on Unsplash

 2. “Ama a los buenos, compadece a los débiles, huye de los malvados. Mas no odies a nadie.”

Considero que como hermanos masones y hombres libres y de buenas costumbres, tendremos siempre el deber de respetar a los seres de comportamiento afable y de buenas actitudes para con la vida, y para con los justos y correctos en el trasegar terrenal, también debemos ser condescendientes con los débiles y con quienes tienen inconvenientes en la vida, y así mismo tenemos el deber de apartarnos tomando distancia de los seres humanos intransigentes y de quienes no conocen el respeto por la dignidad de sus congéneres, así como también el cumplir con el deber masónico de no odiar o menospreciar ni siquiera a quienes nos hayan afectado en algún momento de nuestra vida.

 3. “Háblales respetuosamente a los grandes, prudentemente a tus iguales, sinceramente a tus amigos, y con ternura a los pobres.” 

Considero que como iniciados tenemos siempre el deber de interactuar con nuestros congéneres con altura masónica y con benevolencia y respeto hacia todos, siendo amables y respetuosos con los seres que por sus cualidades humanas se han destacado en la vida, con verdadera fraternidad para con nuestros iguales o pares, con alegría y camaradería para con nuestros amigos y afines, y con humildad y con el mayor sentido de filantropía y de cariño para quienes son necesitados en este mundo, proporcionándoles desinteresadamente nuestro apoyo oportuno, real y concreto para que puedan sobrellevar o salir adelante de sus aflicciones.

4. “Respeta al extranjero y al viajero, porque su posición, les hace sagrados para ti.” 

Considero que como masones y ciudadanos del mundo siempre tendremos el deber de ser considerados con los visitantes de otras naciones, ya que se encuentran en lugares distintos a los de sus costumbres y por lo tanto por su desconocimiento podrían verse afectados, siendo por ello que debemos estar atentos a apoyarlos con nuestra orientación y consejo cuando encuentren en situaciones diferentes a las de sus costumbres, facilitándoles su tránsito y permanencia temporal, apoyándoles en sus interrogantes o dudas de cómo proceder o actuar.

 5. “No esperes que tu logia te nombre en comisi6n para visitar a los hermanos enfermos, siendo una obligación enterarnos de la salud de todos.” 

Considero que, como verdaderos hermanos masones, nunca tendremos que esperar a que se nos nombre para visitar a un hermano enfermo, ya que como verdaderos hombres de bien, tenemos el deber de visitar a nuestros hermanos enfermos, así como a apoyarlos en sus dificultades y situaciones complejas de la vida, sin olvidar que la visita al enfermo o afligido, le revitalizan el alma y hace menos dura la convalecencia y las limitaciones, al estar acompañado por un hermano.

 6. “Sé el padre de los pobres. Cada suspiro que tu dureza les arranque será una maldición que caerá sobre tu cabeza.” 

Como masones tenemos el deber de ser magnánimos acorde a nuestras posibilidades, con quienes no han tenido suerte o estabilidad en la vida, al no permitirles el solventar fácilmente sus necesidades, y con nuestro apoyo filantrópico, les permitiremos el creer en un mundo mejor, y a nosotros mismos, en ser hacedores del bien para quien lo necesita, ya que de no hacerlo, estaríamos pasando por alto muestro deber de ser solidarios con nuestros congéneres y aun más cuando ellos están en dificultades.

 7. “Evita las disputas y los insultos, poniendo la razón de por medio.” 

Como verdaderos masones tenemos el deber de hacer todos nuestros esfuerzos para evitar las disputas y las discrepancias con los hermanos y congéneres, sabiendo guardar silencio para que las diferencias no permitan que se exalten a un mayor nivel los espíritus, evitando así los insultos e impertinencias, actuando razonadamente para conseguir el regreso de la calma a los congéneres en contienda, para que así la razón pueda dirimir las diferencias, y de no ser posible por lo menos lograr que los seres en disputa se alejen para no agrandar más las diferencias, y después del paso del tiempo hacer esfuerzos por subsanar los malos entendidos o las dificultades cualesquiera que ellas sean.

 8. “Sé siempre alegre para todo y con todo.” 

Considero que este octavo deber es primordial en la vida de un masón, ya que todo iniciado debe ser feliz por la vida que tiene, a pesar de las dificultades normales de la existencia en este mundo fenomenal, pero si la alegría es permanente en nuestros espíritus, podremos afrontar las dificultades con altura, siendo siempre positivos y altruistas, sin importar las limitaciones, ya que la vida es buena para los hombres de almas nobles y humildes, ya que ellos serán siempre dignos de todo lo bueno por su grandeza de espíritu.

 9. “Lee y aprovecha; ve e imita; reflexiona y trabaja.” 

Considero que siempre será un deber del masón, el estar en permanente búsqueda de la sabiduría, ya que este esfuerzo es el que permite el engrandecimiento del intelecto, el cual conlleva a que podamos avanzar en el camino de ser mejores hombres, además de que el tiempo invertido en ilustrarnos siempre será de bien para nuestra alma y espíritu, así como también es un deber de los hombres grandes, el imitar a quienes realmente con su actitud para con la vida, hacen que este mundo sea mejor para todos, evitando los egoísmos y que el bien general siempre prime sobre el particular

 10. “Jamás juzgues ligeramente las acciones de los hombres. Perdónalas y no las condenes.”

Este último deber es de gran importancia, ya que como iniciados y masones, cuando tengamos la designación legal de juzgar a nuestros hermanos y congéneres, lo hagamos con altura y con la verdad, y no basados en suposiciones o en verdades a medias, además porque como hermanos’ masones, siempre deberemos  juzgar fraternalmente, siendo magnánimos con quienes se equivocan o cometen errores, juzgándolos acorde con los códigos morales y del derecho mas6onico, pero sin venganza, sino en equidad; además que el hermano masón por ser un hombre fraterno y bondadoso de espíritu, siempre sabrá perdonar los errores y falencias de sus hermanos, cuando estos realmente estén arrepentidos de su accionar y de que estas conductas no se volverán a repetir, siendo magnánimos y estando siempre por encima de las circunstancias cambiantes de la vida.


H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro