20210310

La equidad en masonería

En masonería se entiende por equidad a la cualidad de no favorecer en el trato a una persona perjudicando con ello a otra.


El término de equidad proviene etimológicamente del latín “Aequitas-atis” que tiene que ver con el concepto de igualdad de ánimo, y del griego “Aequus” que está relacionado con el concepto de la igualdad. Acorde como lo determinan varios eruditos, equidad es la cualidad que mueve a un ser humano a dar a cada uno lo que se merece, sin excederse o disminuir; también equidad puede entenderse como que en justicia se debe proceder con imparcialidad, tanto en el trato como en el reparto.

En el diccionario Filosófico - Recopilación de Leandro Harol Pantoja y Gustavo Zúñiga encontramos que, “La equidad es la base de una justicia distributiva puesto que se trata de la equivalencia en la distribución de cualquier objeto. Platón consideraba que uno de los aspectos de la justicia dentro del Estado es la justicia distributiva que, para él, consiste en la distribución de honores, de fortuna y de todas las ventajas que pueden alcanzar los miembros de un estado. El concepto de equidad adquiere mayor especificidad con Chain Perelman, al incluir en él diversos criterios que influyen en que sea justa y llega a definirla de la siguiente manera: el principio de acción según el cual los seres de una misma categoría esencial deben ser tratados del mismo modo, siendo este el criterio vigente sobre el significado de equidad, que es reconocido por la mayoría de los filósofos actuales del derecho.”

Entre otras muchas interpretaciones sobre el concepto de la equidad, también se tienen dos acepciones más, siendo la primera la de tratar a las personas por igual, respetando y teniendo en cuenta sus diferencias y cualidades en especial en el género, y la segunda es el propender siempre por la llamada bondadosa templanza que habitualmente se debe optar para dejarse guiar por el deber o por la conciencia, en correspondencia a la justicia o ley escrita.

Frecuentemente se utilizan los términos de equidad y de igualdad como si estos fueran sinónimos, pero en realidad estos no lo son, ya que las implicaciones que son inherentes a cada uno de ellos son diferentes y no es correcto asimilar uno al otro, pero sin embargo los dos términos si están relacionados en el aspecto de la justicia social.

Todo lo expuesto anteriormente, conlleva a comprender que igualdad es la disposición de tratar a todos los ciudadanos del mismo modo, sin importar su género, raza, creencias, posición social o cualquier otra característica humana o cualidad; y equidad es a capacidad de ser justos o de impartir justicia partiendo del principio de igualdad, pero considerando que las situaciones individuales son generalmente diferentes y que las circunstancias serán independientes en cada caso.

En este trabajo me limitaré a partir de ahora a tratar masónicamente mis concepciones personales sobre la equidad, ya que mis concepciones personales sobre la igualdad ya las he tratado en análisis anteriores. Masónicamente se entiende por equidad a la cualidad de no favorecer en el trato a una persona perjudicando con ello a otra, o sea tener la capacidad de ser justos y de actuar en forma ecuánime y en equilibrio, así como también a administrar la justicia en forma imparcial sin olvidar las situaciones especiales que se pueden presentar en cada caso y con relación a cada hermano en particular, pero jamás olvidándonos como iniciados del concepto de la igualdad, así como también en lo referente a la justicia, ya que esta debe de ser una justicia fraternal, o sea una justicia impartida de un igual a otro igual, así uno ostente un cargo masónico y el otro esté en un nivel diferente.

La equidad para los masones es la cualidad del alma y del ser racional de dar tanto a sus hermanos como congéneres lo que se merecen, y por lo que han trabajado, comprendiendo que siempre partimos de la premisa de que todos somos iguales, pero no podría ser correcto el dar por igual a quien lo merece como a quien no lo merece, ya que esto depende de la actuación de cada hermano y su disposición por lo correcto y lo justo, así como por el esfuerzo personal para conseguirlo.

El otro aspecto de importancia de la equidad en masonería, es lo relacionado con la aplicación de justicia, que en los iniciados tiene el determinante de otorgar con equilibrio e imparcialidad a cada hermano lo que merece acorde con la rectitud o no de sus actuaciones, al igual como debería de ser en la profanidad, resaltándose especialmente en masonería el actuar fraterno, con respeto y decoro para con el hermano en dificultades y falencias, cualesquiera que hayan sido sus yerros o equivocaciones, o si estos fueron voluntarios o involuntarios y si sus desaciertos fueron conscientes o inconscientes, pero ante todo nunca se deberá perder el trato digno, amable y caballeroso, así como cumplir rigurosa pero fraternalmente con lo estipulado en las constituciones y estatutos masónicos en cuanto a la aplicación de la justicia, lo cual debe de hacerse oportuna y en un tiempo prudencial, justicia masónica que como todos la conocemos, es de carácter disciplinario y ético, ya que la parte penal, civil y laboral se le deja necesariamente a la justicia ordinaria, sin olvidar que siempre deberemos ser garantes de la presunción de inocencia y del pleno derecho a la defensa.


H ·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela masónica Carlos Aranza Castro


Bibliografía: • Diccionario Filosófico – Nueva Editorial S.A.S. - Recopilación de Leandro Harol Pantoja y Gustavo Zúñiga