20210412

El símbolismo de la espada flamígera en masonería

En nuestra orden masónica la espada flamígera es la representación simbólica del honor, del poder y de la autoridad que ostenta el venerable maestro de una logia masónica.


El término de flamígero proviene del latín “Flammiger” que significa el que lleva llama o flama, siendo sus componentes léxicos “Flamma” o sea llama, más el sufijo “Gerere” que es llevar a cabo y el sufijo “Ero” que significa pertenencia, así mismo este término según algunos estudiosos tiene relación con el del dragón o de cualquier otro medio de combustión que arroje llama o fuego, y en el caso de las espadas flamígeras se relaciona en el sentido figurado de que ellas portan simbólicamente el fuego, siendo por lo que en la antigüedad para los alquimistas, la espada flamígera simbolizaba el fuego purificador, que hace perder y después resucitar la vida, con un espíritu perspicaz. 
 
En nuestra orden masónica la espada flamígera es la representación simbólica del honor, del poder y de la autoridad que ostenta el venerable maestro de una logia masónica.
Photo by Rhii Photography on Unsplash
 
La espada flamígera es un arma antigua utilizada inicialmente por los Druidas, espada que es forjada en forma ondulada o de lenguas de fuego, siendo denominada por esta cultura como “De Belino” y que forjaban en honor a su dios solar, además este tipo de espada también se encuentra referenciada en la biblia, en los pasajes del paraíso, donde dos querubines portando espadas llameantes o flamígeras custodiaban el árbol prohibido, y posteriormente figura siendo portada por un querubín en la expulsión que se sucedió en ese lugar.

La espada flamígera posee una hoja metálica de forma ondulada que generalmente es de doble filo, siendo la extensión de su hoja variable, ya que puede encontrarse con un largo igual o mayor a ochenta centímetros, lo cual la cataloga como espada, o de menor dimensión o sea de hoja corta, siendo en este caso un espadín o daga, y que por sus ondulaciones es que este tipo de armas trasmite vibraciones incómodas, al momento de chocar o cruzarse en un golpe con una espada de hoja recta, produciendo en esta última vibraciones que hacen que se ralentice o sea que se disminuya la velocidad de reacción, ya que quedará vibrando después de recibir el golpe, al igual que la mano y el brazo de quien la porta, así mismo las espadas flamígeras por ser diseñadas con un final de forma de punta aguda, permiten ser también utilizadas para herir punzando el cuerpo del adversario, produciendo heridas más amplias que las producidas por una espada de hoja recta.

En nuestra orden masónica la espada flamígera es la representación simbólica del honor, del poder y de la autoridad que ostenta el venerable maestro de una logia masónica, por ser el primero entre sus iguales, sabiéndose que su utilización siempre será simbólica y normalmente acompañada con el mallete, con el cual sobre la espada efectúa los golpes misteriosos correspondientes al ritual que este en ejecución.

Con referencia a los golpes que se dan sobre la espada flamígera, se destaca el término de "Acolada", que acorde con lo descrito en el "Diccionario Akal de la Francmasonería" del autor Juan Carlos Daza, quien dice que "Acolada", es la acción física que se realiza en el acto de la consagración de un aprendiz masón, en el cual el venerable maestro después de colocar sutilmente la espada flamígera sobre la cabeza del candidato a iniciar, da con el mallete los golpes correspondientes sobre ella, transmitiendo simbólicamente a través de las vibraciones que se producen en la espada, la energía qué es emanada por el Gran Arquitecto del Universo al nuevo iniciado”.

La espada flamígera que es portada esencialmente por el venerable maestro, y que en algunas logias también es sostenida en manos del guardatemplo interior, siendo en el caso del venerable maestro el hacer ver la distinción de su rango y de la autoridad de la que está investido, por la cual tiene el sagrado honor de regir los destinos del taller y que por el poder que se le ha otorgado, es el único que puede en forma legal y estatutaria, iniciar a profanos, aumentar el salario a los aprendices para que sean compañeros, y a exaltar al sublime grado de maestro masón a los compañeros que tenga los méritos para ello; y en el segundo lugar cuando la espada flamígera es portada en algunos talleres por el hermano que desempeña el cargo de guardatemplo interior, caso en el cual la espada no es llevada en forma honorífica, sino que es el arma con la que simbólicamente el guardatemplo, cumple con sus funciones estatutarias del impedir el ingreso al templo de profanos o de hermanos masones que no estén autorizados para ello, garantizando así que la logia este bien guardada y que los trabajos masónicos se realicen con el secretismo requerido.

Finalmente la espada flamígera por su similitud con la figura del caduceo y sus serpientes, además de distinguir al venerable maestro como la primera autoridad de la logia, también adicional e implícitamente lo relacionan con la sabiduría, por su conocimiento y por el liderazgo fraternal que realiza en la dirección de su taller, siendo su actividad continua y permanente como es común observar simbólicamente en las llamas o lenguas de fuego, ya que estas también siempre se ven en permanente actividad por su constante flameo.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena 
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro

Bibliografía:

· Daza, Juan Carlos, Diccionario Akal de la Francmasonería, Ediciones Akal, 1997.