20210401

¿Qué venimos a hacer a la orden masónica?

No venimos a conseguir solo fines profanos o suntuarios, olvidándonos de los fines esenciales de la orden.

Este interrogante tiene como sencilla respuesta inicial, a lo establecido en el ritual del aprendiz masón, en el cual textual y claramente se nos determina que, venimos a la orden masónica a dominar nuestras pasiones y a instruirnos en masonería, razones fundamentales por las cuales hacemos parte de la orden, y que nos permitirán con el tiempo conseguir el intangible de poder mediante la aplicación de sus simbólicas enseñanzas masónicas, el llegar a ser mejores seres humanos, en todos los sentidos que puedan interpretarse el serlo. 

A la orden masónica venimos a ser mejores seres humanos.
Photo by Farid Askerov on Unsplash

Ahora bien, “¿Qué implica el que un masón llegue a ser un mejor ser humano”? Sencillamente que por vivir acorde a los principios y postulados masónicos, el iniciado comprende que su desenvolvimiento en el mundo fenomenal, debe basarse sobre la premisa de que el bien general debe de estar siempre por encima del bien personal, a que como masones todos somos iguales y que tenemos por ello los mismos derechos y deberes, a ser hombres dignos, humildes y sencillos, siendo magnánimos en la buena fortuna y resilientes en las situaciones difíciles, a ser filántropos y solidarios, a ser honestos en todas nuestras actuaciones, trabajos y proyectos, a decir siempre la verdad y a compartir la sabiduría con quienes lo requieran o necesiten, a respaldar a nuestros semejantes en momentos de dificultad y a ser realmente respetuosos de todo y de todos.

 Para los iniciados les es diáfano que, a la orden masónica venimos a servir y no a que nos sirvan, venimos a trabajar por un futuro general mejor y no a que se nos den prebendas y halagos, ya que venimos a ser parte de un verdadero grupo de iniciados que laboran por conseguir un mundo ideal, en el cual la felicidad del ser humano sea su verdadero fin, así mismo a buscar que con nuestro esfuerzo iniciático, la justicia sea en equidad y que para todos se den las mismas oportunidades, que todo lo que consigamos en la vida profana como dentro de la orden masónica, sea por nuestros esfuerzos y trabajo, conllevando a que todos nuestros logros sean merecidos y no obtenidos afectando los derechos de los demás, así mismo se viene a la orden masónica a ser realmente hombres plenamente fraternales, a ser realmente amigos, y a ser siempre dignos de llamarnos seres humanos y a ser masones probos. 

Por lo anterior es que podemos comprender que en nuestro transitar dentro de la orden masónica, venimos es a dar y no solamente a recibir, a que nuestro desempeño en todos los trabajos y proyectos en la orden sean en busca de un mejor porvenir para todos, siendo altruistas y fieles cumplidores de la ley de dios y de los hombres y a que por nuestro comportamiento tanto dentro de los templos masónicos como en la profandad, seamos un ejemplo digno de imitar por ser nuestro trato siempre afable, respetuoso y solidario para con nuestros hermanos y congéneres, a tener siempre una voz de aliento para con quienes hayan perdido la fe en el futuro y a congratularnos con los logros de nuestros pares sin envidiar sus éxitos, pero sí a seguir los pasos de quienes hayan conseguido el sobresalir, pero sin mezquindad, así como también a compartir con todos el más bello de los sentimientos humanos que es el de la amistad. 

Por otra parte, ¿qué es lo que no debemos de venir a hacer en la orden masónica? Sencillamente no venimos a buscar elogios, sino a trabajar como grupo por el bienestar general, no venimos a buscar mejorar nuestra posición social o económica, sino que venimos a ser parte de una honorable organización iniciática, filantrópica y solidaria, no venimos a sobresalir ni a ser mejores que nadie, solamente venimos a ser mejores nosotros mismos, a cambiar nuestras falencias humanas por las virtudes masónicas, no venimos solo a compartir en los banquetes fraternales, sino que al término de los trabajos masónicos sí es el ideal el compartir en estas fraternales reuniones, pero debemos hacerlo con dignidad y fraternidad, siendo respetuosos de la concepción de los demás y esforzándonos porque estos banquetes masónicos siempre sean en camaradería y en perfecta armonía. 

En resumen, lo que no debemos venir a buscar en la orden masónica es a conseguir solo fines profanos y o suntuarios, olvidándonos de los fines esenciales de la orden, como es el de ser mejores seres humanos y hombres de bien y de buenas costumbres, así como tampoco venimos solamente a recibir honores y reconocimientos inmerecidos, sino que por nuestro trabajo y tesón, estos honores y reconocimientos sean hechos por reconocer y el resaltar nuestros esfuerzos masónicos dentro de la orden, por nunca dejar de trabajar por el bien común y por la realización personal de cada uno de los hermanos del taller, como ente masónico y organización logial, que busca realmente el engrandecimiento del ser humano y de que este mundo sea cada día mejor para todos. 

Finalmente y como conclusión, a la orden masónica sencillamente venimos a ser mejores seres humanos y a que por nuestro trabajo y dedicación a la orden, se nos identifique como excelentes masones por ser dignos de ejemplo para las columnas del taller, además que si logramos obtener algún grado o reconocimiento masónico, que este sea por nuestro esfuerzo personal y por nuestro comprometimiento masónico, en pro del bien general y el de nuestra logia. 

H.·. JUAN MANUEL LESMES 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14 
Serenísima Gran logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza castro