20210422

Significado de la acacia en masonería

La acacia en masonería, es un símbolo de inmortalidad, renacimiento, resurrección y esperanza.

Etimológicamente el término de acacia tiene dos versiones diferentes, siendo la primera la que dice que proviene del latín “Acacĭa” y ésta del griego antiguo “Akakia” que quiere decir o significa inocencia o sea ausencia del mal; y la segunda versión dice que acacia proviene del griego “Akis” que significa punta, casi con toda seguridad aludiendo a las espinas de otras especies de acacias africanas, ya que las australianas por lo general no las tienen. 

El árbol de acacia pertenece a la familia de árboles leguminosos de fabaceae que es una variedad botánica, conocida también como las mimosáceas del desierto, de verdor perenne y de florecer en el invierno, existiendo más de mil cuatrocientos diferentes tipos de especies de esta familia en el mundo. La madera extraída de este árbol es considerada como una de las más compactas que existen, siendo otra de las cualidades de esta madera, el que no permite que sea atacada por ninguna de las plagas que afectan este tipo de materiales vegetales, como lo es la polilla o el comején entre otras variedades de insectos, además que no es afectada por la humedad, es decir que no se pudre por efectos de esta, razón por la cual los botánicos y otros estudiosos la han denominado como la madera que es incorruptible.

Significado de la acacia en masonería
Photo by David Clode on Unsplash

Otra característica de importancia del árbol de acacia es que en las horas de reposo de la luz solar, las hojas se recogen o inclinan sobre el tallo y luego nuevamente a la salida del sol, las hojas nuevamente se yerguen, dando la impresión de que fueran partícipes de las actividades de la naturaleza en el día y de que descansaran en la noche, así mismo cuando es cortada una rama de acacia, las hojas sin importar la hora del día se recogen o se inclinan hacia el tallo. 

La acacia es conocida tanto por la masonería como también por otras organizaciones de carácter esotérico y de otras de carácter religioso, siendo en todas ellas considerada como un símbolo de la inmortalidad y por lo tanto siempre estará relacionada con las ideas del renacimiento, resurrección y por lo tanto de la esperanza. Además que en la antigüedad la acacia fue considerada como un símbolo que era dedicado a Hermes o a Mercurio, y a Buda. Además de que sus ramas recuerdan a la rama de oro que se encuentra relacionada en los antiguos misterios, como en el caso de Osiris. 

La acacia que en la biblia, se le conoce con la denominación “Shittah”  y cuyo plural se pronuncia como “Shittuim”, era considerada como un árbol misterioso que poseía en sí mismo cualidades maravillosas, cualidades que le fueron atribuidas por los hebreros a Jehová, siendo por ello que se asegura que Moisés, ordenó que de ese tipo de madera se construyeran el Arca de la Alianza, la Mesa para el Pan de la Proposición, y los demás muebles sagrados, por considerar que de que por ser elaborados con ese tipo de material, deberían de servir inexorablemente en el tiempo.

Nuestra augusta orden masónica acorde con las cualidades que se determinan con relación al árbol de acacia, a sus ramas y a su madera, en especial en como el árbol cambia en lo referente a la posición de sus hojas en el día y en la noche, estando en el día extendidas y por la noche recogidas, lo que simbólicamente nos da a entender sin palabras, que debemos estar activos en el día y en reposo en la noche para que la vida siga su curso, ya que el descanso es fundamental para el ser humano que es profano como para el hermano  masón, ya que un apropiado descanso  le permiten al otro día estar en plena lucidez y así desarrollar el trabajo y los deberes que se tengan en la mejor forma.

Otra de las características especiales más relevantes e importantes, por las cuales la orden masónica considera a la acacia como uno de sus más destacados símbolos, es por sus inigualables propiedades de incorruptibilidad, esencialmente por que el iniciado y el masón debe de ser siempre seres humanos moralmente incorruptibles, sin importar las circunstancias que se le presenten en la vida, y esta incorruptibilidad en el masón  tiene que ver directamente en todas sus actividades, tanto dentro del mundo masónico como en el mundo profano, en los cuales se debe de distinguir y ser ejemplo por su corrección, honorabilidad y rectitud, tanto en sus concepciones, palabras y acciones, evitando siempre las malas influencias, como lo hace la acacia con las plagas; además de ser plenamente estable ante los avatares de la vida, ya que como la acacia que  no se deja afectar por el agua y la humedad, el masón no se debe dejar tentar por ninguna actividad ilícita o ilegal, así como tampoco se debe de dejar afectar por las injusticias, por los agravios, las injurias y todas las demás acciones profanas y mundanas que vayan contra su integridad moral.

Finalmente otro aspecto de gran relevancia de la acacia, es el que por estar simbólicamente relacionada con la inmortalidad, al igual de como lo es el alma del hermano masón, es por lo cual aparece como un símbolo determinante en las ceremonias fúnebres masónicas, que a pesar de que el cuerpo físico fallece y deja de ser el medio esencial para el hábitat del alma del hermano en su trasegar por el mundo fenomenal, siendo la muerte el proceso natural en el cual el cuerpo material es devuelto a la madre naturaleza, trascendiendo el espíritu del hermano a un plano más elevado, entendiéndose masónicamente que el iniciado ha pasado a ocupar un lugar en la logia del oriente eterno. “El maestro masón es consciente de que el conocer la acacia, es el conocer los secretos de la masonería”

 
H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro