20210507

El trabajo en las logias masónicas

Los trabajos logiales siempre nos deben llevar a la reflexión 

En Las logias siempre nos reunimos esencialmente para compartir en fraternidad, no solo lo relacionado con la orden masónica y lo correspondiente a los trabajos masónicos ritualisticos, sino que también los hermanos comparten con sus pares las visiones y lecciones de vida, así como otros aspectos del trasegar profano; pero ya en logia los trabajos  son direccionados por el venerable maestro y los vigilantes de la logia, y estos se realizan acorde a como están establecidos en los rituales correspondientes a cada grado simbólico.

Los trabajos logiales pueden ser regulares, extraordinarios, blancos y fúnebres. Los trabajos regulares, también llamados de calendario, son aquellos que se realizan acorde con la programación normal del taller, siendo cada logia autónoma para realizarlos, pero siendo obligatorio el hacerlo una vez por mes, pero algunas logia los realizan dos veces por mes o más, siendo de importancia que durante los trabajos, el principal punto a tratar sea lo referente a la instrucción masónica, que generalmente se realiza en la sección denominada de presentación de trabajos, siendo este el tiempo propicio para que los hermanos del taller presenten sus aportes intelectuales o sus planchas, así como también en este espacio los maestros del taller, que acorde con las directrices previamente impartidas por el venerable maestro, a su vez participen activamente presentando trabajos de instrucción, y en especial para fomentar los conocimientos masónicos de los miembros de las columnas B y J.

Los trabajos logiales en la masonería siempre nos deben llevar a la perfección
Photo by Quino Al on Unsplash

Durante la ejecución de los trabajos regulares se realizan diversos tipos de actividades masónicas como son los balotajes, las elecciones y los demás actos administrativos que requiere el taller para su correcto funcionamiento, así como el presentar propuestas para el correcto devenir de la logia y para el bien de los hermanos, así como también para la realización programada de proyectos masónicos, y de realizar actos de filantropía cuando fuere necesario, apoyar a un hermano o congénere que se encuentre en dificultades. Los trabajos extraordinarios son los programados para llevar a cabo la realización de las ceremonias extraordinarias y solemnes, de iniciación de profanos, de aumento de salario de aprendices a compañeros, y de exaltación de compañeros al sublime grado de maestro masón, acorde como está establecido en los correspondientes rituales.

Por ultimo masónicamente también están contemplados los trabajos blancos y los trabajos fúnebres, en los cuales además de la participación de los hermanos masones, pueden participar nuestros familiares e invitados profanos, siendo que específicamente en los trabajos blancos se realizan el reconocimiento conyugal de los hermanos que lo soliciten, así como también las ceremonias de reconocimiento como Luvetones de los hijos e hijas de los hermanos  masones del taller. Las ceremonias fúnebres son aquellas que se realizan ritualísticamente tanto en el templo como en el cementerio o camposanto, para despedir masónicamente a los hermanos que hayan trascendido al oriente eterno. Lo ortodoxo es que en todos los trabajos masónicos sin importar su clase, siempre deben al término de ellos dejar reflexionando a los hermanos, por el contenido esotérico y de sabiduría impartido, así como por la Solemnidad con la que se realizan las tenidas y los diferentes actos ritualisticos, tanto en los trabajos normales como en todo tipo de ceremonias masónicas ya descritas.

En gran parte el crecimiento personal de los iniciados, tiene como base fundamental el aprovechamiento individual que cada hermano haga  de la sabiduría masónica, que es emanada en los talleres, así como de la comprensión real de la simbología, que le permitirá en un futuro el verdadero y correcto uso figurado de las herramientas masónicas, que son fundamentales en la nueva vida del iniciado, conocimientos que siempre se fortalecen con la participación en las actividades masónicas, y en especial al estar presentes en las impactantes ceremonias iniciáticas, que siempre están cargadas de hermosas lecciones de vida, siendo por ello que es de inmensa responsabilidad, que todos los trabajos masónicos brillen por su Solemnidad, por la profundidad y por la  claridad en los temas tratados,  ya que ello conlleva a la inevitable y necesaria reflexión, que es parte fundamental para el verdadero desarrollo del mejoramiento del ser interno del iniciado.

Finalmente os digo que siempre he considerado de importancia, que  las logias masónicas eviten el cerrar sus trabajos logiales, sin que antes en ellos se haya expuesto para la comprensión y luego para la reflexión de  por lo menos un tema de sabiduría masónica,  proceso que es fundamental para el crecimiento espiritual masónico de los hermanos, en especial de aprendices y compañeros, quiénes deben tener a su disposición la mejor fuente de sabiduría, que son sus hermanos y maestros masones, quienes siempre estarán prestos a instruirlos y a aclararles las dudas que tengan sobre la orden, así como a incentivarlos para que ellos mismos localicen las fuentes donde buscar, motivándolos para que ellos encuentren las luces por sí mismos, y que en posterior y permanente reflexión, continúen en su interminable proceso de perfeccionamiento personal y del engrandecimiento de sus conocimientos masónicos.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro