20210609

El simbolismo del compás en masonería

El compás masónico también simboliza la esencia de lo trascendente, lo cual impulsa al iniciado a razonar antes de tomar decisiones o determinaciones

El término de compás está conformado por dos raíces latinas, siendo la primera el prefijo “Com” que significa unido o todo como un conjunto, y el término “Passus que significa paso o pasos; siendo un instrumento que está formado por dos brazos unidos en sus extremos superiores  por un eje o clavija, que permite que los dos brazos se abran  o cierren, y en los extremos inferiores se le insertan  una punta fija en un lado y en el otro un lápiz o un carbón, lo cual  permite trazar o demarcar círculos o arcos.

El compás es usado especialmente en la geometría, en la arquitectura, y en otras artes, ya que además de dibujar o proyectar arcos o círculos, es de gran utilidad en los procesos de diseño en las actividades de la construcción. Desde el surgimiento de la orden masónica, el compás en unión con la escuadra, han conformado el símbolo masónico más conocido de la orden, y con el trascurrir del tiempo este símbolo ha llegado a considerarse como el emblema esencial de los iniciados, pero en este trabajo solo voy a tratar en forma independiente lo relacionado con el compás, y solo al final me referiré a la ubicación de este con relación a la escuadra.


En la masonería operativa, el compás fue uno de los instrumentos más utilizados por los obreros de antaño, ya que este era fundamental para trazar diferentes figuras circulares y similares, asi como también para tomar mediciones longitudinales de cuerpos fijos con igual exactitud como se hace con la regla, garantizando con más facilidad pero con igual precisión el largo o ancho de las piedras, haciéndose esta medición con una abertura igual de los brazos del compás.

En nuestra actual masonería especulativa, el instrumento del compás debe de ser entendido como un utensilio o herramienta especial de uso común por los obreros del pensamiento, que tiene una utilidad simbólica de tipo espiritual; instrumento que debe ser siempre utilizado en el inicio de la obra inmaterial del edificio intangible del iniciado o templo interior, para delimitar el espacio en el cual, se va a realizar esta simbólica obra, ya que los límites del masón no pueden ser abiertos, sino que tienen que guardar las debidas proporciones.

Así mismo el compás acorde con la concepción masónica, también nos es de inmensa utilidad para servir metafóricamente como instrumento para circunferenciar o redondear simbólicamente las desavenencias o confrontaciones ideológicas que podamos tener o enfrentar, para así con nuestro razonamiento, generosidad de corazón y humildad, podremos el buscar las soluciones a los inconvenientes, haciéndolo en la forma más inteligente y fraternal para nuestro bien y el de nuestros hermanos y congéneres con quienes tuviéramos diferencias.

Según algunos estudiosos de la orden, el compás masónicamente también simboliza la esencia de lo trascendente, que debe impulsar al iniciado a razonar antes de tomar decisiones o determinaciones, basándose para ello en su capacidad de ser  justo e imparcial, en su deber de actuar siempre conforme a los dictados de su conciencia y paralelamente a los postulados y principios masónicos, además de que el compás también le indica al iniciado, que sus responsabilidades frente al  círculo trazado, es que debe de permanecer dentro de él, ya que este círculo le determina y le muestra con claridad las diferencias entre la luz y la oscuridad, entre el bien y el mal, y entre lo justo  y lo injusto.

Así mismo y como complemento de lo anterior, se considera que el compás también señala necesariamente los límites del masón, siendo su brazo fijo el que siempre debe de estar en el centro de la circunferencia por ser inmóvil,  siendo el otro brazo  el móvil y que por lo tanto el que realmente puede trazar la trayectoria circular deseada, circunferencia que simbólicamente determina el campo de acción del iniciado, dentro de cuyos límites debe de realizar su labor masónica, así como también  el compás le hace comprender que el pensamiento al actuar sobre la  materia, le da forma simbólica a lo intangible. El compás es también representativo del trabajo del masón y de su avance en él, y que por ser una labor que debe de hacerse en forma individual, esta debe de realizarse dentro del círculo simbólico del hermano, sin ir más allá de los círculos individuales de sus pares.

Finalmente y acorde con la posición que tenga el compás en relación con la escuadra, determina con perfecta claridad el grado de avance del crecimiento iniciático del hermano, ya que cuando somos aprendices las dos puntas del compás se ubican por detrás de la escuadra, indicando que  la materia aún domina al espíritu, cuando somos compañeros una de las puntas del compás está detrás y la otra por delante de la escuadra, indicando que ambos elementos están en perfecto equilibrio, y cuando ya el hermano está en posesión de la maestría masónica, las dos puntas del compás siempre deben de estar adelante de la escuadra, significando que lo espiritual esta sobre la materia.


H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro