20210629

Fraternidad masónica: otra visión

El concepto de fraternidad se incorpora a la orden masónica en las constituciones de Anderson de 1723, en las cuales se determina que el amor fraternal es el fundamento y la piedra maestra de la masonería.

Una de las más notables nociones de Fraternidad la encontramos en un escrito de autoría del poeta “Edwin Markham”, que podemos encontrar transcrito en el libro “los Arquitectos” del autor Joseph Fort Newton”, el cual dice así: “ La fraternidad es la estrella guía  de la vida; porque ella hará renacer de nuevo en la tierra su poesía, su júbilo, hace ya tanto tiempos perdidos. Ella ungirá con una luz nueva todos los rostros, desarrollando un majestuoso vigor en la raza. Y hasta que esto suceda, todos seremos viajeros hacia el polvo de las estrellas. Dejad el paso libre, que la ceguera de los credos y de los reyes ha pasado ya. Apartad del camino las ramas muertas, que vuestra esperanza esta puesta en los héroes que siguen a su estrella para construir el mundo de nuevo, que los siglos pasan para que se deje paso libre a la Fraternidad. ¡Paso al hombre!”.

La anterior acepción de fraternidad nos determina la grandeza de ella, en especial porque es considerada como la amalgama espiritual que puede realmente unir a los hombres, que facilita la vida en esta tierra, y por lo tanto a que la existencia sea más justa para todos los seres humanos, ya que la fraternidad en sí misma es determinante para que la sociedad como tal exista, y para que la equidad entre los hombres sea real.

El concepto de fraternidad se incorpora a la orden masónica en las constituciones de Anderson de 1723, en las cuales se determina que el amor fraternal es el fundamento y la piedra maestra de la masonería.
Photo by Tyler Nix on Unsplash

La fraternidad es también un sentimiento complementario de la amistad, siendo esta última calificada como la relación afectiva que se da entre dos seres humanos, que tienen afinidad de valores y principios, y que en esta relación prevalecen los de la lealtad, la solidaridad, la sinceridad y el apoyo mutuo que se fortalece  con el paso del tiempo. 

Ahora bien la fraternidad se puede calificar como la potencialización de la amistad, porque la Fraternidad en sí misma es uno de los ideales más antiguos de la humanidad, que además de ser un sentimiento afectivo basado en afinidades y concepciones coincidentes, y de ser también una interrelación  de generación espontánea entre seres humanos sin distingo de creencias, razas, origen, siendo un principio de compatibilidad por excelencia, que tiene como base esencial y fundamental  a la dignidad del ser humano.

El concepto de fraternidad se incorpora como tal a la orden masónica  en las constituciones de Anderson de 1723, en las cuales se determina que el amor fraternal es el fundamento y la piedra maestra de la masonería. La concepción de fraternidad siempre deberá de tener  una relación directa con los principios de justicia, de armonía, de respeto y de apoyo mutuo.

De la misma manera que los hermanos de sangre no se pueden escoger, los hermanos masones tampoco se pueden elegir, ya que cuando ingresamos a la orden, nos encontramos con una infinidad de hermanos que ya han trasegado por los caminos iniciáticos, y que a partir del momento en que llegamos a ser parte de la orden, son nuestros hermanos,  sucediéndose lo que no ocurre en otro tipo de organizaciones humanas, ya que en nuestra institución se sucede lo no escrito, de que de un momento a otro nos convertimos en hermanos de nuestros pares, relación instantánea, que es facilitada por ser todos nuestros hermanos hombres libres y de buenas costumbres, dándose vida a esta relación sublime, que en forma general es recíproca entre todos los iniciados, y esta unión fraternal siempre se consolida como una de las bases fundamentales de la orden. 

La fraternidad en nuestra orden como lo dice el poeta Edwin Markham, es una estrella guía de la vida, porque hará renacer en la tierra su poesía, su júbilo ya hace tanto tiempo perdido, refiriéndose acorde con mis concepciones,  a que la fraternidad hace renacer la esperanza y el júbilo por un mejor porvenir, ya que ella permite que hombres antes separados por sus diferentes creencias, razas, convicciones políticas, situaciones personales y de diferentes formas de ver la vida, puedan trabajar unidos, bajo los preceptos masónicos de libertad, igualdad y fraternidad con el único propósito de auto superarse y de conseguir el bien común.

Finalmente en la última frase del poeta que dice que “Apartad del camino las ramas muertas, que la esperanza esté puesta en los héroes  que siguen a su estrella para construir el mundo de nuevo, que los siglos pasan para que se dé libre paso a la fraternidad, ¡Paso al hombre!”; queriendo esta última frase el confirmar que la estrella a que se hace alusión en el poema es la que guía a los hombres que se apartan de las tristezas de la vida y que como iniciados continúan creyendo en un mejor porvenir para todos, para lo cual se debe de dar paso libre a la fraternidad, para que como un solo conjunto, los seres humanos ya sean iniciados o no, tengan un mejor porvenir, en perfecta igualdad, justicia y equidad. 


H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


Bibliografía:

Newton, Joseph Fort, Los Arquitectos, Editorial Barberena, 2012