20210604

La asistencia de los masones en logia

La asistencia permanente y continua  a los trabajos, hacen que el hermano masón sea parte fundamental de su taller.

El término de asiduidad proviene del latín “Assiduĭtas”, que hace referencia tanto a la frecuencia de realizar una acción, como a la continuidad de ésta hasta convertirla en una costumbre, como lo es la asistencia de una persona a un evento o actividad, o sea la frecuencia , la continuidad, la reiteración, la persistencia y la puntualidad a ella.

En nuestra orden masónica, ciertos masones de gran trasegar en los senderos iniciáticos, han llegado a considerar que la asiduidad con relación a la asistencia a los trabajos logiales debe ser tal, que ésta, esté a la altura de las virtudes que consuetudinariamente maneja la orden, ya que la asistencia permanente y continua  a los trabajos, hacen que el hermano masón sea parte fundamental de su taller, el cual con su permanente asistencia, profundiza y ahonda en los conocimientos masónicos, ya sea que engrandezca su saber iniciático con los trabajos que presenten sus pares o que él, en su loable esfuerzo por trabajar para intensificar su crecimiento personal, estudie individualmente algún  tema relacionado con el esoterismo de la orden o que sea de beneficio para el engrandecimiento de él cómo ser humano o de la sociedad en general, y luego lo comparta con sus hermanos, ya sea leyendo una plancha o trazado o el que haga la presentación del tema en forma de conferencia o de intervención didáctica.

La asistencia permanente y continua  a los trabajos, hacen que el hermano masón sea parte fundamental de su taller
Photo by Yiqun Tang on Unsplash

Así mismo la asiduidad en masonería siempre le traerá recompensas a los hermanos masones, ya que con su constancia tanto en la asistencia  a los trabajos de su logia, como a los demás eventos masónicos programados por su taller, permite que los hermanos sean partícipes como responsables de las actividades a realizar, además de que estos procesos conllevan a poder ejercer el liderazgo fraternal, en especial cuando el hermano sea el encargado o designado para desarrollar un proyecto o actividad, además que de que con  su participación en estas actividades logiales, siempre lo conducirán a ser más erudito en el trajinar de la orden como en el conocimientos de los procesos y actividades masónicas y por lo tanto a mejorar en su desenvolvimiento como iniciado tanto dentro de la orden como en la profandad.

Por anterior es que a  la institución masónica le es diáfano, que la actividad masónica es necesariamente presencial, pero que en tiempos de situaciones insalvables como lo es en los tiempos actuales de pandemia, en los cuales la asistencia presencial a cualquier tipo de actividad, podría afectar la salud e inclusive la vida, la participación virtual, ha permitido sin dudas, a que la asiduidad en los trabajos y actividades masónicas continúe, y que los talleres y logias masónicas no interrumpan sus procesos iniciáticos de fortalecer y de incentivar el crecimiento personal de sus miembros.

Así mismo por ser de suprema importancia para la orden masónica la asiduidad de los hermanos masones a sus trabajos logiales, es que en la totalidad de constituciones y de los estatutos como de la reglamentación vigente a nivel universal, establecen entre los deberes esenciales y prioritarios de los hermanos masones, el asistir a sus logias y el hacerlo regularmente acorde a la programación de estos, ya que de no hacerlo, los hermanos tendrían limitaciones en su condición de iniciados, ya que no se considera correcto ni ortodoxo que un masón, que fue iniciado y que sin importar el grado que haya optado, no asista a su logia y a los trabajos sin justificación real y valedera, ya que al dejar arbitrariamente  de participar en ellos, y dejaría un vacío en el taller como en el de sus responsabilidades con la logia.

De igual forma en la vida profana, si un trabajador sin importar su especialidad, cargo e idoneidad, que no asista a su empresa a trabajar,  entorpeciendo la labor comercial, de servicios o de producción, afectando a la empresa en su accionar, podría ser separado del cargo, además de que no sería justo que recibiera su salario por su ausentismo, a no ser que este sea por salud o por previa autorización de la entidad.

La asiduidad en masonería, además de estar relacionada con la asistencia a los trabajos logiales, ésta también debe de ser complementada con la forma y con la disposición que hagamos de nuestra participación en el taller, ya que nuestra asistencia debe de estar enmarcada por la dedicación y ahínco en la forma de como interactuemos en los trabajos y proyectos, así como en el ser persistentes en la presentación de planchas y trazados de instrucción como de superación personal.

Así mismo también debemos de ser en forma permanente asiduos en el apoyar incondicionalmente a nuestro venerable maestro en el sentido de facilitar la realización de las actividades masónicas que el disponga, y en especial siendo positivos y coadyuvantes con la primera autoridad del taller en el dirimir las diferencias que se puedan presentar en logia, y no dimensionar o a incrementar las dificultades y discrepancias, sino a ser altruistas y magnánimos facilitando el entendimientos entre los hermanos que estén inmersos en inconvenientes, alterados o en dificultades personales con sus pares.

El ser siempre asiduo, nos conllevará a que la vida siempre nos dé por ello recompensas.


H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro