20210615

La luz masónica

La liberación de las limitaciones en masonería

El término de luz proviene del latín “Lux” y este a su vez del griego “Liki” que significa alba o luz, pero asi mismo este término por parte de algunos especialistas en lingüística, determinan que las voces de “Lux y Liki” son la derivación de la raíz indoeuropea “Leuk”; en otros idiomas se utilizan denominaciones que ponen de manifiesto el origen común de este término como “light en inglés, “Lioht” en alemán antiguo, “Leukhtam en lituano, “Ilum” en catalán y “Ljus” en sueco. 

Profanamente el concepto de luz, hace referencia directa en forma física a la energía lumínica, que es emanada por un foco y filosóficamente a la visibilidad de la realidad que nos rodea, que universalmente está relacionada con el origen y la generación de la vida, siendo por ello que en algunos textos sagrados de varias religiones y de ciertas organizaciones esotéricas y alquímicas, aparece el término de luz en ese sentido, y en la biblia específicamente se encuentra como “Verbum – lux – vita”, cuya traducción del latín es “La palabra, luz y vida”, lo cual concuerda perfectamente con el pensamiento masónico de la iniciación, ya que para la orden, está es el inicio a una nueva vida denominada iniciática. 

Photo by inma · santiago 

Para algunos estudiosos de nuestra orden, el concepto de luz significa para el hermano masón, la liberación de las limitaciones, contrario a lo que significa la ausencia de luz u oscuridad, ya que esta corresponde a continuar en las limitaciones, además de que debe de entenderse que las metáforas de estas apreciaciones, no están relacionadas con el órgano de la visión, sino con el intelecto, siendo por ello que en los rituales masónicos del primer grado, en lo correspondiente a la ceremonia de iniciación, al recipiendario inicialmente se le venda para que este en la oscuridad, y cuando ya ha superado las pruebas iniciáticas y demás actividades de la ceremonia, se le da la luz diciéndosele que, “Esta luz inmaterial, que encandila vuestros ojos, representa a aquella otra que por ser más pura y radiante, que esclarece el espíritu. Desde hoy en adelante, avanzad a siempre en pos de esa luz inmortal que emana de la ciencia y de la virtud”. 

El concepto masónico de recibir la luz, es un sinónimo exacto y preciso de recibir la iniciación, y como nos es conocido por quienes hemos visto la luz, la iniciación implica el culminar una vida para iniciar otra, es decir que en esta ceremonia simbólicamente el nuevo iniciado, fallece o deja su vida profana y renace a la vida masónica, lo cual simbólicamente conlleva a que el nuevo hermano vea la verdadera luz, palabras que nos trasportan al simbolismo del libro sagrado, ya que en él también se establece el termino de “Fiat lux”, que quiere decir que la vibración del verbo genera luz, y por ser la luz el germen de vida, simboliza que la vida es la luz de los hombres, siendo por lo anterior que ahora si podamos comprender, por qué a los hermanos masones, también se les denomina como “Hijos de la luz”. 

El ser la luz masónica la guía para la comprensión y el entendimiento, en si misma es considerada también como el conjunto que reúne en una sola concepción a la inteligencia, al talento y a la ilustración del hermano masón, que son las facultades intelectuales que él tiene para la plena comprensión y para la interpretación iniciática de las ciencias como de las artes liberales, lo cual es factible por el haber recibido la iluminación, pero esta trasformación mental no se logra por el solo hecho de recibir la iniciación, sino que posterior a ella, el iniciado debe dedicarse al estudio y por medio de todas las actividades masónicas que desarrolla en su taller o logia masónica, el profundizar tanto en el simbolismo de la orden como en sus enseñanzas y filosofía, así como a vivir su nueva vida iniciática, que le permitirá en el futuro recibir más luz, para poder continuar en el proceso de tratar de llegar a ser un mejor ser humano, siendo siempre respetuoso, generoso y altruista con sus hermanos y congéneres. 

Masónicamente también se entiende que una logia es el lugar de luz y de iluminación intelectual de los hermanos masones, que además por tener como pilares fundamentales, los preceptos de libertad, igualdad y la fraternidad, los conllevan a ser cada día mejores seres humanos en servicio a su comunidad. El concepto de luz, la cual es irradiada en todo el taller masónico, simbólica y esotéricamente está representado por las luces mayores y menores, siendo las luces mayores el compás, la escuadra y el libro sagrado y las menores por quienes dirigen la logia, siendo ellos el venerable maestro, el primer y segundo vigilantes, quienes además están representados también simbólicamente, en las tres luces que se encuentran ubicadas en forma triangular sobre el ara de los juramentos. 

Finalmente y como conclusión al tema tratado, puedo deciros que cuando hablamos de luz en nuestra orden masónica, no nos referimos a la luz material que es producida por una tea o una lámpara que por norma general están presentes en la decoración esotérica de la logia, ni por las estrellas y astros siderales que están representados como decoración simbólica en el templo masónico, ya que las estrellas están reflejadas en el techo o firmamento de la logia, y el sol y la luna generalmente están representados en el oriente del taller, ya que la luz masónicamente hablando, es en verdad la luz trascendente, que es emanada por el Gran Geómetra, la cual esotéricamente es la que ilumina tanto el alma como el corazón del hermano masón durante su trasegar terrenal. 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33° 
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 1
Serenísima Gran Logia nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica carlos Aranza Castro