20210711

La ceremonia de iniciación en masonería

¿El impacto de la ceremonia de iniciación en el profano?

El término de iniciado nos remonta a recordar que en los antiguos misterios, el candidato además de permanecer en silencio por mucho tiempo estudiando las lecciones de sus maestros, debía de superar las pruebas iniciáticas de alto riesgo, y durante ese tiempo la vestidura a usar era una túnica blanca, que simbolizaba la pureza de espíritu y de sus intenciones, además de estar dispuesto a iniciar una nueva vida.

En el “Fedón, que es en sí un dialogo escrito por “Platón”, en el cual narra las últimas horas de Sócrates, aborda con profundidad el tema de la muerte, argumentado sobre la preexistencia  del alma con respecto al cuerpo y sobre la inmortalidad, afirmando además que los antiguos misterios tenían por objetivo el restablecer la pureza primitiva del alma y del estado de perfección del que ella había descendido”.

En esos diálogos también se describe que “Proclo”, conceptuaba a su vez que la iniciación en los misterios eleva el alma desde una vida material, sensual y puramente humana, hacia una comunión con los dioses, recibiendo los iniciados de aquellos tiempos el título de “Eppoptas”, palabra que significaba “El que ve las cosas tales como son”, o sea sin velo. 

¿Por qué debe causar impacto la iniciación en la masonería?
Photo by David Tip on Unsplash

En general los iniciados en la orden masónica coinciden que la ceremonia de iniciación es de gran impacto, por toda la carga simbólica y esotérica que es irradiada en ella, la cual nunca podría ser imaginada o pensada posible, por quienes dan el gran paso para iniciarse como masones; siendo esa inmensidad de informaciones y de mensajes, unos subliminales y otros directos, que además de las instrucciones del cómo proceder y de actuar, son  totalmente inesperados  para quien será iniciado.

El primer gran impacto que recibe el recipiendario es el que, a su ingreso a las instalaciones donde funciona la logia masónica a la cual solicitó y le aprobó su ingreso, es recibido vendándolo, sin ninguna explicación clara del porqué de ello, sino simplemente, que esta es la forma establecida para poder proseguir con esta actividad iniciática.

El impacto es aún mayor cuando el aspirante a masón es llevado a la cámara de reflexiones, a la cual es introducido vendado, y ya dentro de ella se le indica que al oír cerrar la puerta se puede despojar de la venda, para que pueda apreciar el lugar donde se encuentra, que además debe de leer los carteles alegóricos y discernir sobre la simbología hermética y alquímica existente en ese recinto, y que sobre la mesa encontrará un testamento que debe de diligenciar. 

Estas indicaciones le causan asombro y preocupación al recipiendario, el cual se incrementa al ser despojado de los metales y  cuando al quitarse la venda, se enfrenta a una escena lúgubre y pletórica de alegorías a la muerte, que sumadas al tener que diligenciar su testamento, complementa el cuadro dantesco, que de por si es impactante para quien lo vive, conllevándolo a profundas reflexiones. 

La experiencia del cuarto de reflexiones será posteriormente entendida por el iniciado, con la explicación de que en este recinto es donde sucede su muerte simbólica a la vida profana y el renacer a su vida iniciática, proceso que será posteriormente complementado cuando sea ingresado al templo, y en este recinto el impacto de la ceremonia se incrementa, al vivir aun privado de la vista,  los tres viajes del aprendiz, que también trasmiten grandes lecciones de vida.

Terminados los viajes el recipiendario es fraternalmente puesto a prueba, mediante las impactantes actividades iniciáticas de la dación de sangre, del beber del cáliz de la amargura y de la dulzura, de la colocación de la marca, y de la aspersión, complementándose finalmente estas vivencias con la juramentación del grado y finalmente de la investidura de este, cuando ya al nuevo iniciado se le ha restablecido la visión, que le permite ver por primera vez,  la intangible luz masónica.

Todas estas actividades iniciáticas, tienen como propósito inicial, el cambio en la concepción de la vida en el iniciado, ya que internamente en este proceso simbólico se realiza la transmutación del sentido de la existencia, que implica el cambio hacia una mejor percepción del mundo,  y a un más, al cambio del sentido de la vida, que conllevará al nuevo hermano masón, a esforzarse por trabajar para decantar sus imperfecciones humanas, dando el primer paso en el proceso de pulir su piedra bruta y en el de comenzar la edificación espiritual de su templo interior.

Este proceso iniciático del aceptar conscientemente el haber renacido a una vida iniciática, le permitirá el progresar en el camino inalcanzable de la perfección, pero que inmerso en él, y apoyado en los postulados masónicos de libertad, igualdad y fraternidad, le compensarán en su alma el esfuerzo que realice para llegar a ser un mejor ser humano, del que  ya era antes de su iniciación masónica.

Finalmente podemos concluir, que la iniciación masónica debe realmente de ser impactante, para que se produzcan los cambios en el ser interior, acorde a como está previsto que sucedan en la vida iniciática, ya que de otra forma  estos cambios serían muy difíciles de implementar, si no se produce un profundo e inmenso impacto en el espíritu del ser, que decidió voluntariamente  iniciarse como masón.                                                                                                   

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nal. de Colombia Sede Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


Bibliografía:

•         Platón, El Fedón, Editorial NoBooks, 1971