20210827

El simbolismo de la plomada en masonería

Los iniciados en masonería deben de ser hombres aplomados, o sea hombres de equilibrio espiritual, lo que les permitirá tomar decisiones y de actuar con rectitud


La plomada por definición, es un instrumento que está conformado por una pesa en forma cilíndrica o cónica de metal, generalmente de plomo, que se asegura al extremo de un cordel, para que cuando se coloque en tensión por la gravedad, pueda indicar la verticalidad, pudiéndose también emplear como sonda para determinar la profundidad en el agua.

Una definición similar a la anterior es la que encontramos en el libro “Diccionario Akal de la francmasonería de autoría de Juan Carlos Daza, la plomada es denominada perpendicular o perpendículo, que consiste en el hilo que pende del vértice de un arco y que termina en un plomo, tocando el suelo y que se utiliza para comprobar la verticalidad. Representa el eje cósmico y la actividad celeste”. El autor continua describiendo que la plomada “En algunos casos se representa pendiendo de la Ossa Mayor, hasta el centro de la esvástica trazada en el suelo, expresando así la unión de los dos polos celeste y terrestre; simbolizando el árbol o eje del mundo que une a los dos polos, la constelación boreal y el centro del mundo”.

Los iniciados en masonería deben de ser hombres aplomados. Hombres de equilibrio espiritual, lo que les permitirá tomar decisiones.
Jonathan Larson on Unsplash

Así mismo existe gran similitud con lo expresado en relación con la plomada, en el libro “La Masonería y el Camino Hacia el Centro del autor Daniel M. Echeverria”, quien estipula que el simbolismo de la plomada está relacionado con el equilibrio y con la rectitud del trabajo espiritual, quien además dice que el objetivo de la rectitud, es el identificarse con el eje del mundo. Así mismo dice que la regla viva de la construcción y en muchas otras representaciones, se le puede ver uniendo a la Ossa mayor con el polo norte, siendo este eje del mundo, el eje del centro del camino interior”.

La plomada es la joya que porta el primer vigilante, quien a la vez es el tutor de los compañeros y el responsable del avance de su instrucción masónica, y que al mismo tiempo esta herramienta representa simbólicamente a los misterios mayores, y que adicionalmente determina que el trabajo masónico siempre debe de hacerse en plena rectitud. Cuando se hace referencia a que la plomada indica el camino hacia el centro, esto nos enseña simbólicamente a que ella actuando bajo su propio peso, nos conduce esotéricamente hacia nuestro interior, donde debemos de construir empíricamente nuestro templo interno, construcción que siempre debe de hacerse con plena verticalidad y rectitud.

La importancia de la verticalidad en las construcciones de los templos físicos, es determinante ya que si cualquier tipo de construcción elevada, si no está en perfecta verticalidad y a nivel, al incrementarse su altura hará que entre en desequilibrio y por lo tanto se verá afectada en su estabilidad y tenderá necesariamente a caer.

En esa misma forma si el hermano masón actúa con verticalidad en su interactuar, es decir si es aplomado estando su ser interior en equilibrio emocional, irradiará tranquilidad y podrá mantener la compostura a pesar de las circunstancias adversas, siendo lo anterior una de las enseñanzas esotéricas que simbólicamente el instrumento de la plomada le trasmite al iniciado.

El hermano masón al ser un hombre que además de iniciado es en realidad un hombre equilibrado, como lo debe de ser su templo interior, cuyo eje central invisible es indudablemente vertical, lo que le permitirá el sostenerse a pesar de las desviaciones que puedan tratar de surgir provenientes de las falencias humanas, también denominadas imperfecciones, que normalmente predominan en la piedra bruta.

El otro aspecto esotérico tratado en el libro “Diccionario Akal de la Francmasonería, es el que, “La plomada representa adicionalmente el principio activo que impulsa al iniciado a progresar según sus aspiraciones, siendo la dirección del progreso del crecimiento evolutivo, en el sentido opuesto al de la fuerza de la gravedad”; indicándonos lo anterior que el esfuerzo que se debe de realizar para ser mejores seres humanos, simbólicamente es tan grande filosóficamente como el que se debe hacer para vencer el peso de la gravedad que tiene nuestra piedra bruta, antes de tomar el camino de la iniciación masónica.

Finalmente y por derivación del concepto de la plomada en masonería, nos permite dilucidar que a su vez los iniciados deben de ser hombres aplomados, o sea hombres de equilibrio espiritual, lo que les permitirá tomar decisiones y de actuar con rectitud, además de que siempre deben de tratar de hacer los esfuerzos necesarios para no perder la ecuanimidad y la compostura, ya que por ser hombres aplomados, evitan que surjan cualquier tipo de controversias con sus pares y congéneres, y en especial a que estas se incrementen, por no tratar de llegar a solucionarlas por la vía de la conciliación, para lo cual los hermanos masones al igual como lo hace figurativamente la plomada, actuarán con verticalidad, para que los avatares que puedan surgir de las controversias o disputas no los afecten, procediendo racionalmente con la palabra mediadora, y si fuere necesario con el prodigioso silencio, que siempre conllevara a evitar situaciones adversas, los afecten en su estado de equilibrio emocional.

H .·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


Bibliografía:

· Daza, Juan C. , Diccionario Akal de la francmasonería, Editorial Akal, 2017.

· Echeverria, Daniel M., La Masonería y el Camino hacia el Centro, editorial Kier, 2011.