20210820

Igualdad y Fraternidad en masonería

“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos y en armonía”


A pesar de que todos los iniciados conocemos que nuestro lema masónico por excelencia siempre ha estado compuesto por los preceptos de libertad, igualdad y fraternidad, hoy solo me referiré a los preceptos de igualdad y fraternidad, los cuales siempre serán demandantes y no excluyentes de que exista el de la libertad, que también es de inmensa importancia.

Inicio este escrito diciendo que para mí la igualdad y la fraternidad, son una dualidad indisoluble, ya que una de las principales e indispensables cualidades para que exista la fraternidad, es que como iniciados y masones cumplamos con el precepto sagrado de que todos somos iguales.

El término de igualdad etimológicamente proviene del latín “Unus”, que se traduce como uno o unidad; y a su vez etimológicamente el término fraternidad proviene también del latín “Fraternitas “que significa cualidad propia de hermanos, ya que sus componentes “Frater” significa hermano, el sufijo “Inus” que significa pertenencia y más el sufijo “Dad” que significa cualidad.

“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos y en armonía”
Photo Paul Gilmore on Unsplash

La Igualdad es la equivalencia o conformidad con la calidad, cantidad o forma de dos o más elementos, como también este concepto se refiere al tratamiento equitativo entre los seres humanos, sin ninguna distinción. Masónicamente se determina como igualdad a que todos los hombres somos iguales, naciendo de esta concepción el que todos los hermanos además de tener los mismos deberes y derechos, se esfuerzan por tratar de eliminar o erradicar de sus pensamiento, cualquier tipo de diferenciación o de discriminación en cuanto a la edad, las creencias religiosas, políticas o filosóficas, además de evitar e impedir que se hagan señalamientos por el origen y las capacidades intelectuales de los hermanos, asi como por las condiciones sociales y económicas.

El concepto de igualdad acorde a lo establecido en el libro “La Masonería: Ritos y Símbolos del autora Carla Nieto Martínez, quien estipula en él que, “El concepto de la igualdad, que se representa mediante la escuadra y el nivel, que es lo que proporciona a los masones una norma de conducta recta y justa, con sus semejantes y les asigna y les hace ocupar el lugar que les corresponde en el edificio de la sociedad o de cualquier otro ámbito. La pauta es interiorizar el concepto de igualdad y ponerlo en práctica, independiente de las palabras o actitudes de los demás”. El entender, comprender y practicar la concepción de la igualdad masónica, es lo que permitirá que reine la perfecta armonía y la convivencia entre los hermanos masones.

La fraternidad es en realidad una concepción idealista, que permite el unir con lazos simbólicos de lealtad, respeto y de amistad a los hombres, que no solo es determinada por el afecto generado por la identificación de afinidades que conllevan a una relación bilateral entre dos seres humanos, que se respetan en sus diferencias e identidades, y que además comparten concepciones de vida, de altruismo y de generosidad, siendo por lo que este magnánimo sentimiento fue tenido en cuenta en las “Antiguas constituciones de Anderson de 1723”, en las que se establece que, “El amor fraternal es el fundamento y la piedra maestra de la masonería”. Así mismo en el mencionado libro “La Masonería: Ritos y Símbolos”, también se establece que, “La fraternidad debe de sentirse y realizarse interiormente: un masón se hará verdadero masón y hermano según sienta en sí mismo el ideal masónico y se reconozca hermanado por los demás”.

Con referencia al precepto de igualdad, considero que al unisonó con el de fraternidad, son dos de los preceptos más extraordinarios que puedan existir en nuestra orden, ya que si no nos consideramos como iguales, si nos creemos superiores a los demás, no podremos jamás estar en concordancia con el concepto de igualdad y por lo tanto estaremos también demasiado lejos del concepto de fraternidad.

De todo lo descrito anteriormente, considero que tanto la igualdad como la fraternidad, además de ser preceptos masónicos, son sentimientos que siempre estarán arraigados en el alma, corazón y conciencia de los hermanos masones, ya que ambos siempre estarán paralelos y tangentes a los conceptos de justicia y equidad, ya que cuando un iniciado en los antiguos misterios debe de tomar determinaciones o emitir fallos sobre sus pares, debe siempre de hacerlos en perfecto equilibrio con la verdad, y en igualdad con fraternidad.

La verdadera importancia de poner en práctica los preceptos de igualdad y de fraternidad, es que ambos son fundamentales para que nuestro trabajo masónico, siempre esté direccionado inequívocamente a unir y no a desunir a los hermanos masones, ya que al estar y permanecer unidos, podremos conseguir que nuestras logias sean realmente talleres donde reine la armoniosa fraternidad, y que los lazos de hermandad con los demás hermanos de las demás logias masónicas Jurisdiccionadas, y de las existentes en el mundo, también sean realmente fuertes, sinceros, de acompañamiento, de apoyo y de ayuda mutua.

En nuestra orden masónica siempre deberemos de cumplir con nuestro sacro deber de trabajar sin descanso, para que tanto los preceptos de igualdad y de fraternidad estén siempre vigentes, consiguiéndose con ello que nuestra augusta institución iniciática, continúe existiendo y fortaleciéndose en el tiempo, además que como la igualdad conlleva a que todos los masones tengan los mismos deberes y derechos sin ninguna distinción posible, y que al ser adicionalmente fraternos tanto por el irrestricto respeto profesado hacia sus pares, conllevan a que nuestra hermandad sea imperecedera, cumpliéndose de esta forma lo determinado en el salmo 133 del cántico gradual de David, que en sus inicios nos dice: “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos y en armonía”, significando que grande y esplendoroso es ver a los hermanos trabajando unidos en igualdad y en plena armonía fraternal.

MM.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia nacional de Colombia sede Cartagena  
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro


Bibliografía:

· Martínez, Nieto Carla, La Masonería: Ritos y Símbolos, Editorial Libsa, 2007
· Constituciones de Anderson – 1723