20210901

El Sol, La Luna y Las Estrellas en masonería

Dioses, Diosas y Espíritu en masonería

Es común que en nuestra orden masónica el referirnos a temas de construcción y de geometría, y no a abordar temas de astronomía, a pesar que desde la antigüedad está ciencia era muy conocida por nuestros antepasados albañiles de la piedra y del pensamiento, como en la civilización egipcia, ya que en ella era común su utilización en cómo planear, diseñar y edificar construcciones, como en el caso de las tres pirámides de Egipto, ya que ellas y su ubicación y orientación espacial se encuentran en perfecta concordancia con tres de las estrellas que conforman la constelación de Orión, que conllevo a que se expresara la frase de “Como es arriba es abajo", muy conocida para los iniciados en nuestra antigua institución.

Además del ejemplo anterior relacionado con las civilizaciones del antiguo Egipto, se pueden encontrar alrededor de la tierra ejemplos similares, como son las estructuras de piedra, ubicadas con precisión acorde con el movimiento aparente del sol, y que con exactitud los días 21 de junio de todos los años en el equinoccio de verano, el sol se ubica exactamente en la parte central de estas estructuras, como en el caso de Stonehenge, al igual a como sucede en otras antiguas culturas como la Maya y en la Inca en América, cuyas construcciones también  fueron posicionadas acorde al movimiento aparente del sol.

El Sol, La Luna y Las Estrellas en masonería: Dioses, Diosas y Espíritu
 Casey Horner on Unsplash

Por definición una logia es un cuadrilongo que representa el universo o el cosmos, cuyos lados son simbólicamente los puntos cardinales, estructura que siempre debe de estar posicionada geográficamente con referencia al oriente que es el punto cardinal por donde nace el sol que es también el lugar del venerable maestro, además que el occidente es por donde cae el sol y que es el lugar del primer vigilante, el norte es representativo de la oscuridad y lugar de los aprendices masones y el sur es el lugar de la luz natural del día y lugar de los compañeros masones, siendo también conocido por los iniciados que el suelo es el nadir y el techo de esta construcción el cenit. A pesar de lo anterior, en nuestros rituales no se hace una referencia más específica ni al sol, ni a la luna, ni a las estrellas, pero si lo hace referente  a los puntos cardinales, ya que en ellos simbólicamente como someramente se ilustró toman asiento las dignidades y oficialías del taller.

La ubicación de las dignidades, oficialías y de las columnas de aprendices y compañeros del taller, tiene como referencia al movimiento aparente  del sol y de su luz, que a pesar de ser real en el mundo profano, en el interior del templo posee elementos de intangibilidad con relación a su movimiento estelar, además de que en las paredes de este recinto y debajo de la cadena de unión siempre se representa la eclíptica, como una línea roja continua y que es en sí, un circulo formado por la intersección del plano de la órbita terrestre con la esfera celeste, órbita que aparentemente recorre el Sol durante el año, complementándose esta simbología con las doce columnas zodiacales que están representadas, en las  paredes del templo.

Así mismo la representación gráfica del sol y de la luna siempre las encontraremos en el oriente del templo, al igual que la estrella flamígera, elemento simbólico fundamental del segundo grado de compañero, pero además de esto tres astros, en la bóveda del templo siempre está representada la noche sideral, en la cual se pueden observar las más importantes constelaciones, los siete planetas conocidos en la antigüedad y finalmente se puede observar a la estrella polar, que siempre estará ubicada sobre el ara.

En masonería según lo establecido en el libro Diccionario Akal de la Francmasonería del autor Juan Carlos Daza, entre otras concepciones, el sol simbólicamente es el principio creador del universo, que es representado esotéricamente por Horus o dios del sol, ya que su energía y su luz producen el calor indispensable para la vida,  que permiten que la naturaleza cumpla con  los ciclos de las estaciones, al igual que representa el oro alquímico del intelecto y que es quien da vida  las puertas solsticiales, y sus doce rayos representan las columnas zodiacales.

La luna acorde con el libro anteriormente mencionado,  tiene una clara vinculación con la materia, que además es considerada como la señora del tiempo, refleja la luz del sol, y que simbólicamente representa el principio femenino inherente a las diosa egipcia  Isis, siendo el astro que acompaña la vida en la noche, y que por tener cierta influencia en los planetas como en los seres vivos, se dice que ella es quien gobierna las mareas de los océanos terrestres y el ritmo de vida de los organismos vivos, determinando los ciclos de lucidez plena o vigilia y los del sueño.

Finalmente en masonería las estrellas, que al igual que el sol tienen su luz propia y que simbólicamente representan  a la luz espiritual que hace frente a las tinieblas, destacándose por su representatividad simbólica en la orden masónica dos tipos de estrellas, la de cinco puntas que es denominada como estrella flamígera y la de seis puntas, conformada por la unión de dos triángulos equiláteros, denominada como el Sello de Salomón.

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P .·. V .·. M .·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro

Bibliografía:

·         Daza ,Juan Carlos, Diccionario Akal de la Francmasonería, Ediciones Akal, 1997.