20210930

Honorabilidad y probidad masónica

"Ser masón es ineludiblemente el ser un hombre de honorabilidad infinita y de probidad indiscutible, siendo por ello que es calificado como un hombre libre, de bien y de buenas costumbres"

El término de honorabilidad proviene del latín “Honorabilis” que significa ser digno de tratarse con respeto, con decencia y decoro. Otros estudiosos determinan que es la derivación del término honorabilidad que proviene del latín “Honestitas”, que es la cualidad de honesto y que a su vez está relacionado con el ser decente, decoroso, recatado, razonable, justo, probo, recto, integro y honrado.

El término de probidad proviene del latín “Probitas”, que significa bondad y rectitud de ánimo y que es un sinónimo de honestidad y que, la probidad se basa en el respeto a la ley, a las normas sociales y a un concepto individual de moralidad.

En la antigüedad la honorabilidad era considerada como uno de los bienes fundamentales de la vida en sociedad, tanto así que Aristóteles llamo “Magnanimidad a la virtud existente en relación con la honorabilidad, considerando su exceso como una ambición”.

Ser masón es ser un hombre de honorabilidad infinita y de probidad indiscutible, siendo por ello un hombre libre, y de buenas costumbres
Markus Spiske on Unsplash

La honorabilidad en masonería significa cualidad de persona honorable, que en otras palabras es la cualidad moral que conlleva a cumplir con el deber. Desde otro punto de vista honorabilidad también es que el hombre sea digno por sus cualidades humanas, éticas y morales, además de ser honrado, justo, equitativo y leal.

La honorabilidad también es catalogada como la cualidad que impulsa al hombre a ser totalmente severo con el mismo en el cumplimiento de sus obligaciones y compromisos con respecto a los demás, cualidad que de cumplirse a cabalidad conlleva necesariamente a recibir el reconocimiento por parte de la sociedad como un todo, por su honestidad, decencia, rectitud e integridad, mereciéndose por lo tanto la más alta estimación por su actuar como un buen ser humano.

La probidad siempre estará relacionada con la rectitud y la honradez con la que nos desenvolvamos en nuestras actividades en el mundo fenomenal, por lo cual Confucio “Relacionaba directamente a la honestidad o sea a la probidad como uno de los valores y componentes más importantes de una personalidad de integridad moral y por lo tanto saludable con su entorno”.

Ahora bien, masónicamente solo es aceptable que el iniciado en su comportamiento general tanto dentro de la orden como en el mundo profano sea un hombre sin tacha alguna, porque siempre tanto en su pensar como en su actuar siempre es diáfano, por hacerlo siempre con la rectitud del hombre libre y de buenas costumbres, con la verdad y estrictamente acorde con las leyes vigentes, además de que siempre será conocido por su integridad, porque siempre su comportamiento estará basado en lo decoroso y recto de su proceder, porque nunca afectará a sus pares o congéneres en sus vidas y pensamientos y porque siempre, es y será respetuoso de la concepción y de la forma de ver la vida de los demás.

Siendo por ello que el hermano masón es un ser de completa integridad moral, plenamente confiable, que trabaja por el bienestar común y no egoístamente del propio, además de que siempre está dispuesto a servir a sus hermanos y no a que ellos lo sirvan, además de que por actuar en justicia y en equidad, no abusará de la buena fe o de la confianza de sus hermanos y aun menos, tratará de forzarlos para que actúen en su beneficio o de terceros por intereses no altruistas.

El iniciado en los antiguos misterios de la orden masónica, siempre será un hombre virtuoso, de honorabilidad y probidad reconocida, lo que implica que jamás dejará de cumplir con sus palabras o promesas, siendo irrestrictamente respetuoso y leal a sus hermanos y congéneres, además de que en sus prioridades de vida siempre estará el actuar masónicamente y no profanamente.

“Ser masón es ineludiblemente el ser un hombre de honorabilidad infinita y de probidad indiscutible, siendo por ello que es calificado como un hombre libre, de bien y de buenas costumbres”.


H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro