20211023

Las votaciones masónicas

Tipos de votación en masonería. La toma de decisiones del hermano masón. 


El concepto de decisión como tal, es realmente el producto final del proceso cognitivo que realiza un individuo o un grupo de personas o de organizaciones, para determinar el seguir o el elegir una opción o tomar una posición dentro de varias alternativas, procedimiento al que se le denomina la toma de decisiones, que por lo tanto siempre será inevitablemente un concepto subjetivo.

Una decisión o la toma de una decisión también puede ser una opinión o una tarea para ser desarrollada, ejecutada y/o aplicada, o como ya se estipuló, el realizar una elección entre las diferentes opciones o formas posibles de resolver las diferentes situaciones, que se le presenten a un ser humano en su vida en cualesquiera de los diferentes campos, ya sea en el laboral, empresarial, personal, familiar, económico o emocional.

El ser humano en forma permanente se verá involucrado en la posición de tener que tomar decisiones, como lo es en el caso de corresponderle el efectuar una elección, siendo esta de variados tipos, como el de decidir qué se desea estudiar, con quien se quiere relacionar, dónde desea trabajar y entre muchísimas más a quien debe de elegir para que el elegido rija los destinos de un estado, una sociedad o de otro tipo de organizaciones sin importar sus fines, ya sean estas estatales, comerciales, de educación , de concepciones religiosas y de todas las demás existentes en este mundo fenomenal.

Tipos de votación en masonería. Toma de decisiones del hermano masón.
Photo by Ivan Aleksic on Unsplash

En el caso ya específico del hermano masón, quien como ser iniciado en los antiguos misterios de la francmasonería, siempre estará inmerso mientras pertenezca a nuestra orden, a participar en diversos tipos de decisiones o elecciones, siendo estas en oportunidades abiertas o a viva voz o indicando el voto con un signo determinado y en otras por votación secreta ya sea por balotas o papeletas.

La totalidad de las decisiones y de las votaciones masónicas siempre han estado y estarán determinadas por nuestra reglamentación vigente, ya sea por constitución o por estatutos, pero en todas ellas se precisa claramente cuáles son las formas, los términos, las acciones y los procedimientos para su realización y ejecución, “Sobreentendiéndose que como los masones son hombres libres y de buenas costumbres, sus decisiones, determinaciones o votaciones siempre serán en forma personal y estas deben de hacerse en absoluta y perfecta concordancia con su criterio individual, sin ningún tipo de presiones y sin importar las razones de estas, siendo por ello que el concepto del libre albedrío siempre debe de ser respetado en todos los casos y situaciones posibles”.

Las votaciones masónicas abiertas o a viva voz, son aquellas en las que los hermanos masones deben aprobar o no las actas, si están de acuerdo en realizar algún tipo de celebraciones o de la programación de ceremonias extraordinarias, de efectuar reconocimientos o felicitaciones por trabajos destacados por acciones masónicas meritorias, pero en ningún caso para elegir a hermanos para presidir y regir los destinos de la orden.

Las votaciones masónicas secretas son aquellas en las cuales se decide sobre el ingreso de profanos a la orden, como para la determinación para aumentos de salario o exaltaciones, votaciones de carácter secreto, que estatutariamente se hacen por medio de balotas blancas o negras, que determinarán la suerte de los candidatos. El otro tipo de votación secreta es el que se realiza por papeletas y son aquellas que por constitución y estatutos, se efectúan para elegir las autoridades masónicas que deben de regir los destinos de la orden en los diferentes niveles de la institución, siendo por la responsabilidad que recae en el votante, de que estas sean secretas, como lo es en las demás instituciones democráticas del mundo.

El voto secreto es la garantía que otorga el sistema electoral que impide que personas o intereses diferentes a los del votante, puedan interferir o influir en el voto de quien lo hace, o que se conozca por algún motivo no razonable u ortodoxo su intención de voto. El fin esencial y último de la votación secreta es el de conseguir un voto libre e incondicionado, en el que solo cuente la soberana voluntad del votante; así mismo el voto secreto tiene en sí un valor esencial y trascendental que es el de garantizar que con la determinación que se haga, se exprese realmente la voluntad del elector y del electorado, por lo que de su no aplicación, se verá afectada la libertad de expresión, la libertad de toma de decisiones y la libertad de pensar, actuar y decidir a conciencia de quienes tienen el derecho de elegir.

Todo hermano masón es libre de tomar sus decisiones y de decidir en caso de cualquier tipo de elecciones dentro de la orden y de hacerlo acorde con su libre albedrío, con su conciencia y con su voluntad, debiéndose ineludiblemente respetarse este derecho democrático, que además siempre será un derecho que es inalienable, irrenunciable e imprescriptible y que por lo tanto, por ejercerlo jamás podrá un hermano masón ser juzgado por cómo sufragó o por quien lo hizo, debido a que no existe ni existirá poder alguno, ni humano ni masónico, que pueda arrogarse el derecho de influir o presionar a un hermano masón, a que tome una decisión diferente, a la que le haya determinado su ser interior y en la forma en que los dictados de su conciencia se lo indiquen.


H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro