20211016

¿Qué es ser masón?

¿Qué clase de masones deberíamos de ser?

Inicialmente el masón debería de ser un hombre libre y de buenas costumbres, debiendo de serlo en todos sus aspectos de vida, tanto en el mundo profano como en el mundo masónico, porque al salir del templo y al regresar a su vida cotidiana no deja de ser masón, lo único que deja a cubierto de la vista de sus congéneres  es el mandil, pero siempre su actuar debe estar de acuerdo con el de un verdadero iniciado.

El masón debería de ser un hombre sencillo y humilde, porque siempre y sin importar su condición social y económica, en su finito transitar por este mundo fenomenal, lo realiza sin  hacer alardes de su suerte y de sus condiciones, porque al considerarse como un igual a los demás, siempre los tratará con altura, respeto y con afecto.

El masón debería de ser un hombre digno, porque siempre se comporta acorde con las virtudes y preceptos masónicos, que lo hacen ser un hombre de bien, de alma noble y de corazón generoso, que adicionalmente también es un nombre afable y cordial.

El masón debería de ser un hombre trabajador, porque siempre es consciente de que debe de sostenerse y solventar a su familia por su esfuerzo y dedicación a sus labores, no siendo jamás una carga para sus hermanos y congéneres, porque todo lo que consigue en la vida será por el resultado de su esfuerzo y trabajo.

¿Qué clase masones deberíamos de ser?
Photo by David Tip on Unsplash

El masón debería de ser un hombre honesto, porque siempre dice la verdad y actúa de acuerdo con los principios éticos y morales, porque su integridad y sus ideales no tienen precio, además de que sus opiniones son  concordantes con su manera de ver la vida y basadas en análisis razonados y no por impulsos o por las situaciones cambiantes de la vida.

El masón debería de ser un hombre de palabra, porque nunca requerirá de tener que hacer un juramento para cumplirla, sino que para él es lo natural y es el deber ser, además de que siempre será un ejemplo en el cumplimiento de sus deberes y obligaciones.

El masón debería de ser un hombre respetuoso de sus hermanos y de los pensamientos de estos, al igual  que para con los profanos y sus maneras de ver la vida, porque siempre es consciente y siempre practica el concepto profundo de la libertad en todas sus expresiones y en la magnanimidad que da al ser humano el libre albedrío.

El masón debería de ser un hombre absolutamente fraterno, porque al considerarse siempre igual a los demás, su alma siempre estará al nivel de la de sus semejantes, porque siempre  los considera como sus pares de vida, tanto dentro del ámbito masónico como en el ámbito profano, siendo siempre un verdadero amigo y compañero de fiar.

El masón debería de ser un hombre respetuoso de la ley, tanto de la de Dios como la de los hombres y las de los masones, sean estas escritas o no escritas, porque de actuar siempre concordante con ellas estará actuando conforme a la legalidad y al deber ser.

El masón debería de ser un hombre que toma decisiones razonadas, porque para ello se basa en su experiencia y en su conciencia, no dejándose influenciar por nada ni por nadie, determinando su actuar en concordancia con la razón de ser.

El masón debería de ser un hombre filántropo y solidario, porque su corazón siempre le indicará que es su deber el apoyar a sus congéneres  cuando estos estén en dificultades y en las calamidades que frecuentemente afectan a la humanidad y a algunos seres en especial, apoyándolos acorde con sus posibilidades, para que la subsistencia en esta vida sea menos penosa.

El masón debería de ser un hombre respetuoso de todas las creencias religiosas que a bien tengan profesar sus hermanos y congéneres, porque es consciente de que el ser humano siempre debe de creer en un principio creador cualquiera que sea su imagen de él y como iniciado, siempre  tendrá clara su convicción y creencia en el Gran Arquitecto del Universo.

El masón debería de ser un hombre claro y trasparente en los negocios, ya sea que estos se realicen con sus hermanos o con profanos, porque siempre será ético y correcto en su proceder y sin afectar  a ningún ser humano en lo que merece y le corresponde.

El hermano masón debería de ser un hombre resiliente, porque siempre tendrá la templanza, la fortaleza, la integridad y la decisión personal de enfrentarse y superar toda clase de dificultades y de situaciones no previstas, que momentáneamente lo desvíen de sus propósitos y metas de vida, actuando con inteligencia y tenacidad para volver al camino deseado, con más fuerza y decisión.

Final y sencillamente un masón siempre debería de ser un nombre libre y de buenas costumbres, además de ser respetuoso de todo y de todos.

 

H.·. JUAN MANUEL LESMES DUQUE 33°
P.·. V.·. M.·. LOGIA LUMEN No 14
Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia Cartagena
Especial para Escuela Masónica Carlos Aranza Castro